Canciller venezolana se retira de la Asamblea de la OEA en Cancún

Ajustar Comentario Impresión

Ninguna de las dos declaraciones sobre la crisis de Venezuela presentadas este lunes en la reunión de cancilleres celebrada en el balneario de Cancún, previa a la inauguración de la 47 Asamblea General de la OEA, obtuvo los 23 votos necesarios.

Más temprano la canciller de la República, junto a una delegación venezolana, a las instalaciones del hotel Moon Palace, en Cancún, México, donde se realizará la Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre la situación de Venezuela.

La reunión de cancilleres de hoy retoma la que se celebró el pasado 31 de mayo en Washington y tuvo que suspenderse tras cinco horas al constatar que no había acuerdo posible entre las dos propuestas de proclamación presentadas.

El texto de EE.UU., México, Perú, Canadá y Panamá pide cancelar la Asamblea Constituyente en Venezuela y es muy crítico con el Gobierno de Nicolás Maduro, mientras que el documento de la Comunidad del Caribe -aliados tradicionales de Venezuela- no recoge esas demandas.

Además, llamaba a la suspensión de "todo enjuiciamiento de civiles por tribunales militares" y "al cese inmediato de los actos de violencia" que provengan "de cualquiera de las partes".

Los cancilleres de la Organización de los Estados Americanos (OEA) votarán hoy una nueva resolución sobre la crisis de Venezuela que tiene apoyos suficientes, 23, para prosperar.

La diplomática pidió la palabra de manera anticipada, apenas iniciada la sesión, para reiterar que los ataques recibidos por su país, principalmente por el secretario general de la OEA Luis Almagro, "son todos dirigidos por Estados Unidos".

Advirtió que aunque en la OEA se alcance una resolución conjunta, el tema de Venezuela no va a concluir hoy.

El proyecto de declaración instaba a Maduro a reconsiderar su llamado a una Asamblea Constituyente, garantizar el respeto a los derechos humanos y entablar un diálogo con la oposición facilitado por un grupo de países. "Quiero entonces retirarme en reconocimiento de que indistintamente de lo que de aquí salga, Venezuela no lo va a avalar, cualesquiera sean sus resultados, Venezuela no lo va a avalar".

Añadió que, pese a las discrepancias, Venezuela participa en este periodo de sesiones ordinarias con un importante número de representantes, lo cual consideró "positivo".