Aumentan a 63 los fallecidos en incendio en el centro de Portugal

Ajustar Comentario Impresión

El gobierno de Lisboa decretó tres días de luto nacional, a raíz de los incendios que afectan el centro de Portugal que ya provocaron 62 muertos.

Tras un fin de semana en el que se alcanzaron los 40 ºC en varias regiones, las temperaturas bajaron ligeramente pero el fuego, declarado el sábado por la tarde en Pedrogao Grande (centro), seguía propagándose hacia las regiones vecinas de Castelo Branco y Coimbra.

Al menos 18 cadáveres fueron recuperados de automóviles carbonizados, añadió Gomes desde el comando de la Defensa Civil en el término municipal de Pedrógão Grande, unos 200 kilómetros al noreste de Lisboa, una superficie de 128 kilómetros cuadrados en la que residen 4000 habitantes principalmente dedicados a la agricultura aunque también a la producción textil. También señaló que las llamas se propagaron "con mucha violencia" y "de manera inexplicable" y que hay al menos 16 heridos (entre ellos, cinco bomberos) y que dos de ellos, están en grave estado.

La policía judicial "pudo determinar que una tormenta seca causó el incendio", descartando la pista criminal, tras haber hallado un árbol alcanzado por un rayo. El incendio forestal es el que más víctimas mortales ha causado en Portugal desde que comenzaron los registros.

Además, las víctimas están recibiendo apoyo psicológico por parte de una treintena de técnicos repartidos por las zonas afectadas.

Las imágenes más dantescas son las que muestran cómo ha quedado la carretera que une los municipios de Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pera, en el distrito de Leiria, con numerosos vehículos totalmente calcinados.

La mayoría de las víctimas identificadas "murieron en su casa, que no habían dejado a tiempo", subrayó el primer ministro, Antonio Costa, instando a la población a respetar las órdenes de evacuación.

La tragedia ha sido calificada como la más mortal en la historia reciente por el gobierno luso, que ha solicitado el respaldo de países europeos con aviones y unidades de bomberos.

Se espera que a lo largo de la mañana lleguen dos aviones hidrantes más procedentes de España y medios de Francia para controlar la situación.

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, hizo un llamamiento este lunes para que todos los esfuerzos se centren ahora en combatir el fuego que sigue azotando el centro del país y dejar para más adelante las causas y posibles responsabilidades.

La agencia portuguesa de protección civil, que coordinaba las tareas de extinción, emitió una alerta el viernes por aumento del riesgo de incendios forestales y prohibió encender fuegos al aire libre.