Venezolanos esperan en Cancún a delegaciones de la OEA — FOTOS

Ajustar Comentario Impresión

Los reflectores apuntarán a la sesión especial del lunes, incluida de último momento, y al margen de la asamblea, que busca reponer una reunión del 31 de mayo en Washington, cancelada por falta de consenso.

El Gobierno venezolano se opone rotundamente a cualquier mediación de la OEA en la situación del país, por eso pidió el pasado 28 de abril su salida de la organización, que no será efectiva hasta 2019.

La canciller de la República, Delcy Rodríguez, denunció la noche de este domingo presuntas agresiones contra el vicecanciller Samuel Moncada y la Embajadora de Venezuela en México, Carmen Velásquez, quienes se encuentra en Cancún para participar en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

"El subsecretario de Estado John Sullivan viajará el lunes 19 de junio a Cancún, México para representar a los Estados Unidos en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos".

"Se reunirá y consultará con contrapartes sobre temas de interés compartido", indicó su Departamento, que sin embargo no confirmó si estará presente en la reunión de consulta de cancilleres sobre Venezuela que la OEA ha convocado para el lunes, horas antes de la inauguración de la Asamblea.

"Le pedimos a la OEA que no nos abandone y haga sus funciones como debe ser, que no apoye y ayude, porque Venezuela necesita ayuda humanitaria", agregó Betty Mora, una venezolana que se fue de su país poco antes del arribo del chavismo al poder.

En tanto, el presidente Maduro aseguró ayer que la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, se ha negado a dialogar con su Gobierno, al igual que la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y la principal patronal del país, Fedecámaras.

El Presidente aseguró que "sabe" que contra la Constituyente "hay una conspiración" organizada por "los sectores que están en contra de la democracia y la libertad" y "van a intentar hacer cualquier cosa para detener la ANC".

Insistieron en la importancia de que el organismo internacional funja como vigilante en las próximas elecciones del 2018, para que hacer efectivo el sufragio ciudadano y evitar una elección de Estado, como ocurrió en el Estado de México.

La oposición venezolana se movilizó ayer en Caracas, con menos fuerza que en semanas anteriores, en lo que denominó "gran marcha de la fe".

Y en lo que toca a Bolivia, país cuyo modelo político actual se incubó también en los laboratorios del agónico Socialismo del Siglo XXI, la situación de Venezuela no puede limitarse ni a la mirada indiferente de sus ciudadanos ni a la inopinada lealtad de sus gobernantes hacia el régimen de Maduro.