Trump pone fin a la política de acercamiento de Obama a Cuba

Ajustar Comentario Impresión

Nicaragua continuará denunciando el criminal bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba, condenado por todos los Países del Mundo; continuará exigiendo su eliminación, así como el cese de la hostilidad y las Políticas agresivas contra un País Hermano, Símbolo, Ejemplo, de Solidaridad y Desarrollo Cultural y Científico en el Mundo.

Este viernes desde la ciudad de Miami, con la firma de las nuevas políticas del Gobierno estadounidense en torno a Cuba y tras un discurso frontal e irreverente de 36 minutos, Trump aseguró que "sería un gran día para Cuba" y que EE.UU. estará junto al pueblo cubano.

Trump anunció la "cancelación" de la política de Barack Obama hacia Cuba y se mostró dispuesto a negociar "un acuerdo mejor" con la isla, pero solo si hay avances "concretos" hacia la celebración de "elecciones libres" y la liberación de "prisioneros políticos".

El magnate mantuvo sin cambios varias iniciativas de Obama, incluyendo la reabierta embajada de EU en La Habana, los vuelos comerciales directos y los cruceros. Los costos que tendrá para EE.UU. revertir totalmente la apertura iniciada en 2015, se estimaron en 6.600 millones de dólares en los próximos cuatro años.

En ese sentido el documento resalta que "los cambios que sean necesarios en Cuba, como los realizados desde 1959 y los que estamos acometiendo ahora como parte del proceso de actualización de nuestro modelo económico y social, los seguirá decidiendo soberanamente el pueblo cubano".

"Retamos a Cuba a que venga con un nuevo acuerdo que beneficie a los cubanos y a los estadounidenses", agregó, y además solicitó a la isla repatriar a fugitivos estadounidenses.

El Gobierno, según un funcionario de la Casa Blanca, no tiene la intención de "interrumpir" los negocios existentes, como uno cerrado bajo el gobierno de Obama por Starwood Hotels Inc, propiedad de Marriott International Inc, para administrar un histórico hotel en La Habana.

El representante de Arkansas, Rick Crawford, opina que el cambio de Trump es algo más que una oportunidad perdida para EEUU rural, que se beneficiaría de un mayor acceso al mercado de importación agrícola de Cuba.

Castro ha contestado de manera contundente, al asegurar que dichas determinaciones "no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas".

Cabe destacar que en estos últimos cinco meses, cerca de 250 mil estadounidenses fueron a La Habana, con un flujo que nunca antes se habían hecho; sin embargo, Trump declaró que esos viajes serán revisados de una forma más estricta, para asegurarse de que no haya viajes turísticos.

- El Gobierno estadounidense deberá revisar las regulaciones de todas las categorías autorizadas de viaje a Cuba. "Hoy cumplió su promesa, y éstas nuevas restricciones lo que van a traer es una regresión en las relaciones económicas y sociales, y van a afectar tanto a Estados Unidos como a Cuba", manifestó a Xinhua, Reinaldo García, un trabajador estatal. Igual derogó la Directiva Presidencial de "Política Normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba", emitida por el presidente Barack Obama el 14 de octubre de 2014 y que, entre otras cosas, reconocía la necesidad de eliminar el bloqueo norteamericano sobre la isla.