Rusia impone su localía y derrota a Nueva Zelanda — VIDEO] Copa Confederaciones

Ajustar Comentario Impresión

En el nuevo estadio de San Petersburgo, el presidente Vladimir Putin declaró en sus palabras de apertura que el torneo será un ensayo general del campeonato mundial de 2018, también a efectuarse en este país.

Putin confió en que los rusos jugaran como guerreros.

Putin figuró entre unos 60 mil espectadores que acudieron al nuevo estadio de San Petersburgo, el cual tuvo un costo de 750 millones de dólares. Pero en el reluciente estadio de San Petersburgo, lo locales evidenciaron problemas para definir adelante, incluso frente a la errática zaga de los "All Whites".

Fue hasta el minuto 69 cuando Fedor Zmolov abrió por banda derecha a Samédov, quien de una mandó un centro raso que Zmolov solamente empujó para marcar el 2-0 para Rusia.

"Para nosotros era muy importante hacer que la gente en el país se enamorara de la selección nacional", dijo Smolov. Los anfitriones enfrentarán en su siguiente duelo a Cristiano Ronaldo y a la selección lusitana en Moscú.

México, prácticamente clasificada para el Mundial de Rusia, se quita presión y cuelga a su rival el cartel de favorito tanto en el encuentro de hoy como de cara a ganar el torneo.

Ante la falta de profundidad de los suyos, el seleccionador del equipo oceánico, Anthony Hudson, sacó al jugador del Marsella, Tuiloma, la mayor promesa del fútbol neozelandés, y después al héroe del Mundial de Sudáfrica, el veterano Smeltz.

Este 'hooligan' es conocido por haber sido expulsado dos veces de Francia tras enfrentamientos de la Eurocopa-2016 en lo que centenares de rusos invadieron las calles de Marsella para agredir a aficionados ingleses. Pero los "Kiwis", inexpresivos durante todo el partido, jamás reaccionaron. Primero, con un remate al palo de Viktor Vasin; y luego, con disparo de Dmitry Poloz que el defensor Tommy Smith alcanzó a despejar a centímetros de la línea cuando el arquero Stefan Marinovic ya estaba vencido.

Dispuesta a agradar desde el principio, Rusia demostró que en los últimos meses ha dado un paso hacia adelante. Consiguió el triunfo para apaciguar a sus seguidores, incluido el presidente.