Rechazan organizaciones europeas declaración del presidente de Estados Unidos sobre Cuba

Ajustar Comentario Impresión

Derechos de autor de la imagen Reuters Image caption El presidente habló de la "opresión comunista" que prevalece en la isla y anunció una política más dura hacia Cuba.

"A partir de ahora, estoy cancelando completamente el acuerdo unilateral con Cuba", dijo Trump en un pequeño teatro en la Pequeña Habana de Miami, al anunciar al exilio cubano sus modificaciones en la política de Washington hacia La Habana. También admitía que el bloqueo era una política obsoleta y que debía ser eliminado.

Las medidas anunciadas imponen trabas adicionales a las muy restringidas oportunidades que el sector empresarial estadounidense tenía para comerciar e invertir en Cuba.

- Se refuerzan las restricciones de viaje para asegurar la prohibición estatutaria de turismo de Estados Unidos a Cuba.

Resaltó que la nueva política de Estados Unidos hacia Cuba sólo será un obstáculo para nuevas transformaciones en el país caribeño, así como una afrenta al bienestar de las familias en la isla.

Posteriormente haremos un análisis más profundo del alcance y las implicaciones de este anuncio.

Recientemente Trump estuvo en Arabia Saudí encabezando una cumbre y no dijo ni una sola palabra sobre el "gobierno" del rey Salman bin Abdulaziz al Saúd, un asesino brutal que no solo masacra a las mujeres y a sus opositores en forma cruel y divertida, sino que lleva dos años descargando bombas de todo tipo facilitadas por Estados Unidos contra el pueblo de Yemen en una inútil agresión que está desangrando a los civiles, pero hundiendo al ejército saudí.

- El secretario de Estado deberá entregar, en un plazo de tiempo no especificado, un informe a Trump en el que evalúe si el Gobierno cubano ha hecho avances democráticos, y revise los casos de "abusos de derechos humanos" en el país.

Al confirmar la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas, Cuba y los Estados Unidos ratificaron la intención de desarrollar vínculos respetuosos y de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos, basados en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas.

Como resultado, los viajes de Estados Unidos a Cuba casi se triplicaron para el momento en que Obama dejó el cargo. Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás.

No obstante, Cuba reiteró su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el gobierno de Estados Unidos.

"Lograremos una Cuba libre", dijo el mandatario en medio de aplausos en un auditorio entregado.

Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o emplean-do métodos más sutiles, estará condenada al fracaso.