Policía confirma 58 muertos por incendio en Londres

Ajustar Comentario Impresión

La Policía Metropolitana de Londres (Met) elevó a 30 la cifra de muertos en el incendio de una torre en Londres, ocurrido este miércoles. "Espero que no sea así, pero podría aumentar", explicó.

Los medios de comunicación británicos indican que hay aproximadamente 70 desaparecidos, reportó Telesur en su sitio web.

Un total de 60 toneladas de donaciones -entre ropa, artículos de aseo, comida y utensilios de bebés- para las víctimas han sido registrados en la mezquita Al Manaar, cercana al edificio, según informó hoy la agencia de noticias PA.

May, que ya enfrentaba presiones por el resultado desfavorable de unas elecciones anticipadas que convocó en busca de fortalecer su Gobierno, ha sido duramente criticada por su respuesta al voraz incendio que el miércoles consumió los 120 apartamentos en que vivían unas 600 personas.

Más de 1000 personas protestaron ayer frente a Downing Street, sede del gobierno británico, para exigir la renuncia de May por su reacción -considerada insuficiente- frente a la magnitud del drama del incendio, el más grave en la Londres desde la Segunda Guerra Mundial.

La mandataria también reconoció que el apoyo inicial brindado a las familias fue "insuficiente" y anunció el despliegue de más personal en el lugar de los hechos. En declaraciones a la BBC, May dijo que se trató de un incendio "horrible" y una "experiencia aterradora" para los residentes, al tiempo que prometió hacer todo lo posible para ayudar a los residentes que se quedaron sin hogar.

La cual determine responsabilidades por la tragedia e incluso la renuncia de la primera ministra.

Los residentes denunciaron ante las autoridades locales la ausencia de salidas de emergencia, extintores y alarmas contraincendios.

Se presume que el incendio inició al interior de un departamento, en el que una nevera habría ocasionado la propagación del fuego a través del revestimiento de baja calidad del edificio.

El siniestro, cuya causa todavía se desconoce, provocó un fuerte movimiento de solidaridad.

"Este es tradicionalmente un día de fiesta", dijo la reina Isabel II en un mensaje de tono inhabitual por la celebración de su 91º cumpleaños.