OEA convoca nueva reunión para hablar de Venezuela

Ajustar Comentario Impresión

En víspera de la asamblea general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que se realizará en Cancún y donde se espera que se aborde la crisis venezolana, las agrupaciones criticaron que la administración de Enrique Peña Nieto impulse en el seno del organismo multilateral una resolución con la que pretende dar cátedra sobre derechos humanos, cuando en México éstos no se respetan y se padecen severos problemas, como el de los desaparecidos y el asesinato de periodistas.

Remembró además que en el encuentro que fue pautado el 31 de mayo pasado, en la XXIX Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA, el cual se llevó a cabo en Washington, convocada para tratar la situación en Venezuela, la misma fue declarada en cuarto intermedio para ser puesta nuevamente sobre la mesa en la 47ava Asamblea General, a celebrarse desde este lunes en Cancún, México.

Menos, cuando previo a la inauguración del cónclave regional, algo más de una veintena de exjefes de Estado y de gobierno reclamaron a la OEA definiciones claras sobre la crisis venezolana que, hoy por hoy, mantiene en vilo a la sociedad que, desde abril, decidió tomar las calles para protestar contra un régimen que, amén de sumir al país entero en la miseria y el caos, privó ya de la vida a cuando menos 70 ciudadanos y de la libertad, se asegura, algo más de un millar.

De Alba recordó que durante el último encuentro, al que asistió el canciller Luis Videgaray, se decidió suspender la sesión ante la falta de acuerdo para aprobar una declaratoria sobre la crisis que vive en país sudamericano.

"Lo más importante es coadyuvar a una solución y dejar en claro la responsabilidad de los Estados miembros para ayudar a los venezolanos", agregó.

"La señora Luisa Ortega Díaz, se negó a dialogar, se negó a hablar ¿Por qué sería? ¿Qué creen ustedes?", dijo Maduro desde un acto con simpatizantes chavistas.

El presidente venezolano pidió ayer a los chavistas que "salgan a las calles" a protestar en caso de que se pretenda alguna emboscada o golpe contra su Gobierno o contra la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que está promoviendo para cambiar la Carta Magna.

La oposición venezolana se movilizó ayer en Caracas, con menos fuerza que en semanas anteriores, en lo que denominó "gran marcha de la fe".

Varias mujeres caminaban con cruces de flores de colores; otras sostenían rosarios o carteles con letras que formaban la frase: "Basta de división, queremos lo mismo".

Los opositores, que exigen elecciones generales para la salida anticipada del presidente socialista Nicolás Maduro, realizaron oraciones de distintas religiones pidiendo la unión de los venezolanos y el cese de la constante "represión".