México iguala en el descuento a Portugal en la Copa Confederaciones

Ajustar Comentario Impresión

La Arena de Kazán fue testigo del segundo partido de la Copa Confederaciones entre las selecciones de México y Portugal, mismo que finalizó en empate a dos goles; el encuentro de futbol se da en el marco de los festejos del Día del Padre en el país, por lo que se estima que los prestadores de servicios de alimentos y bebidas lograron una ocupación superior al 90 por ciento, además de que el juego generó diversas tendencias en las redes sociales.

"Jugamos contra un equipo de alto nivel", manifestó Juan Carlos Osorio tras el encuentro, en el que un tanto en la prolongación de Héctor Moreno significó el 2-2 definitivo.

El conjunto luso salió con brazaletes negros en memoria de las víctimas, tras solicitar a última hora el permiso a la FIFA. En segunda posición quedan tanto Portugal como México con un punto y cerrando el cuarteto se queda Nueva Zelanda tras su derrota ante la anfitriona (2-0). Incluso el TRI fue ayudado por la tecnología, que anuló un gol de Pepe cuando los lusitanos ya estaban arriba en el marcador.

Sin embargo, el desequilibrio de Cristiano Ronaldo y Quaresma empezó a pesar sobre la defensa del Tri para que los lusos emparejen el trámite.

Antes de culminar la etapa inicial, llegó la igualdad mexicana.

"Se nos puso muy complicado y al final tuvimos la gran suerte de conseguir el empate, es un buen resultado después de que el partido se puso muy complicado", dijo Dos Santos a la cadena TV Azteca.

"El equipo sigue creyendo con fuerza".

PORTUGAL: Rui Patricio, Pepe, Raphael Guerrero, Cedric, Joao Moutinho (Andrien Silva 58), William, Andre Gomes, Jose Fonte, Ricardo Quaresma (Andre Silva 82), Nani (Gelson Martins 57) y Cristiano Ronaldo. Cristiano tomó la pelota y enfiló al área mexicana por el costado antes de darle un pase a Quaresma, quien con un movimiento de cadera engañó por completo a Ochoa y anotó con tiro suave. Jonathan Dos Santos cobró un tiro de esquina y Héctor Moreno envió el balón al interior de la portería con un cabezazo.