Cuba rechaza retórica hostil de Trump y apuesta por diálogo

Ajustar Comentario Impresión

La iniciativa anunciada por Trump confirma la continuidad del bloqueo económico a Cuba y endurece las restricciones a los negocios con empresas vinculadas con autoridades de La Habana, además de prohibir los viajes particulares a la isla.

Cuba consideró como una "retórica hostil" de Donald Trump de dar un giro en la política de acercamiento iniciada por el mandatario Barack Obama.

En un texto difundido por los medios estatales, el Gobierno afirmó que cualquier estrategia que pretenda cambiar el sistema en la isla está condenado al fracaso.

A la par refutó que las medidas dispuestas por Trump sirvan para impulsar una mejora en las libertades civiles en la isla.

Finalmente, la cancillería rusa hace un llamamiento a la Administración de Trump a atender a "la voz prácticamente unánime de la comunidad mundial" contra el bloqueo a Cuba, como lo demuestran las respectivas resoluciones de la Asamblea General de la ONU.

"Se restringe aún más el derecho de los ciudadanos estadounidenses de visitar nuestro país, ya limitado por la obligación de usar licencias discriminatorias", criticó el gobierno cubano.

Esta última medida tiene en el punto de mira a GAESA, el brazo empresarial de las fuerzas armadas cubanas, que expertos en Estados Unidos estiman que controla en torno al 60 por ciento de la economía de la isla y el 80 por ciento del sector turístico.

Sin embargo, los viajes individuales de estadounidenses a Cuba, permitidos por Obama por primera vez en décadas, estarán prohibidos de nuevo.

"El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), nuestro Gobierno, nuestro pueblo, ante esta injustificable nueva agresión contra el Gobierno y el pueblo de Cuba, ratificamos nuestra inclaudicable hermandad, solidaridad y unidad histórica", señaló el Ejecutivo nicaragüense en una nota oficial.

Como parte del cambio, el mandatario dijo su gobierno restringirá el flujo de los dólares estadounidense hacia los militares, así como los servicios de seguridad e inteligencia, "que son el corazón del régimen de Castro. Tenemos serias preocupaciones por el respeto y las garantías de los derechos humanos en ese país, donde hay numerosos casos de asesinatos, brutalidad y abusos policiales, en particular contra la población afroamericana", indica el comunicado. El levantamiento del embargo es algo que solo puede decidir el Congreso de EE.UU., controlado ahora por los republicanos en ambas Cámaras.