Cuba afirma que medidas de Trump están destinadas al "fracaso" — AVANCE

Ajustar Comentario Impresión

El presidente estadounidense inauguró una nueva política de endurecimiento con la Isla, que incluyó un vehemente mensaje anticomunista.

Estoy anunciando hoy una nueva política, como prometí durante la campaña.

Asimismo, aseguró que "pronto se va a lograr una Cuba libre" y calificó de "brutal" al régimen castrista, con el tradicional tono anticomunista propio de la Guerra Fría.

Además advirtió a Raúl Castro y demás dirigentes del país que "se acabó la época para refugio de criminales y asesinos en Cuba".

Aseguró que EU no levantará las sanciones al régimen cubano "hasta que estén libres todos los prisioneros políticos, se respete la democracia, todos los partidos políticos sean legalizados, y se realicen elecciones libres y supervisadas a nivel internacional".

Se reducirá el flujo de dinero.

Todo parece indicar que el mandatario peruano Pedro Pablo Kuczynski y el de Estados Unidos, Donald Trump, mantienen una buena relación.

Objetivo: debilitar la economía de la isla.

Trump anunció una restricción de ciertos viajes de estadounidenses a Cuba y de los negocios con el Ejército de la isla, en un intento de endurecer la política de deshielo iniciada por su antecesor.

El objetivo del nuevo gobierno de Washington es aplicarle un duro golpe a las finanzas de La Habana y, por ese motivo, adoptará una serie de medidas que afectará tanto a los negocios militares como al turismo.

Los cambios de Trump, no obstante, no tocan la anulación de la política de Pies Secos, Pies Mojados, ni tampoco la reapertura de embajadas.

Pero Trump dejó abierta la posibilidad de diálogo entre ambos países.

En su discurso, el mandatario habló de la "opresión comunista" que prevalece en la isla y mencionó nombres de disidentes, como las Damas de Blanco, para denunciar las violaciones a los derechos humanos que dijo se cometen en el país.

Menciona que "una mayor fiscalización de los viajeros estadounidenses a Cuba y la prohibición de las transacciones económicas, comerciales y financieras de compañías norteamericanas con empresas cubanas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad, todo ello con el pretendido objetivo de privarnos de ingresos".

La afectación a los viajeros estadounidenses "viene a ser como las reacciones adversas que tienen las medicinas", pero "si yo fuese estadounidense por conciencia, no por ley, no venia ni a Cuba", dijo Ferrer. Según las autoridades de la isla, en el 2016 la cifra de visitantes estadounidenses aumentó el 74 por ciento con respecto al 2015.