Tuits de Trump echan leña al fuego en pesquisa del FBI

Ajustar Comentario Impresión

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó hoy que está siendo investigado por despedir al exdirector del FBI, James Comey.

El presidente estadounidense, Donald Trump, se enfureció este jueves y tachó de "falsa" la información de que el fiscal especial Robert Mueller está investigándole por posible obstrucción a la justicia, mientras la Casa Blanca y los abogados del mandatario guardaban silencio sobre el tema.

Trump insistió en los ataques de los medios de comunicación con "noticias falsas" y defendió su utilización de Twitter como su medio favorito de comunicación.

No queda claro si se refiere a Mueller, que fue nombrado fiscal especial sobre la trama rusa tras el despido de Comey, o al fiscal general adjunto estadounidense, Rod Rosenstein, quien elaboró un informe determinante en el que recomendaba a Trump destituir a Comey.

Antes, Trump manifestó en la misma plataforma de microblogging que después de siete meses de investigaciones y audiencias de comité (en el Congreso) sobre su supuesta 'colusión con los rusos' nadie ha podido demostrar ninguna prueba.

The Washington Post reportó el miércoles que incluye una pesquisa sobre si Trump intentó obstruir la justicia al despedir a Comey.

La oficina del abogado personal de Trump críticó duramente la revelación hecha por el diario, en tanto que la Casa Blanca guardó silencio. "Caza de brujas", dijo Trump en su cuenta de Twitter.

En ese diálogo, el mandatario sostuvo que consideró el tema de Rusia en el momento de dar el paso de despedir a Comey y que era algo valorado antes de recibir la recomendación del secretario y el subsecretario de Justicia, Jeff Sessions y Rob Rosenstein.

De acuerdo al The Washington Post, Mueller estaba planeando entrevistas con funcionarios de inteligencia para investigar si el despido al exjefe del FBI en mayo estaba relacionado con la obstaculización en una investigación sobre Michael Flynn, exasesor de seguridad de la presidencia, que renunció tras admitir que mantuvo contacto con el embajador ruso días antes de la toma de posesión del mandatario republicano.

"Se han inventado un falso complot con los rusos, sin encontrar ni una prueba, así que ahora van a por obstrucción de la Justicia en una historia falsa", aseveró ayer.