Trump revirtió política con Cuba para acabar la represión

Ajustar Comentario Impresión

El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció hoy la "cancelación" de la política de Barack Obama hacia Cuba y se mostró dispuesto a negociar "un acuerdo mejor" con la isla, pero solo si hay avances "concretos" para la celebración de "elecciones libres" y la liberación de "prisioneros políticos". Es lo que calificó de búsqueda de "un acuerdo mejor" que el de Obama. Los vuelos comerciales directos y los cruceros también continuarán. Las remesas desde EU seguirán fluyendo.

Castro desaprovechó las "oportunidades que la administración de Obama le dio al régimen cubano de comenzar a dar pasos positivos tanto en materia económica como en el campo de los derechos humanos", señaló. Tampoco se restablecerán los límites a la cantidad de ron y cigarros que los estadounidenses pueden traer de la isla para uso personal.

Trump argumentó que el endurecimiento de la política hacia Cuba era para frenar la opresión comunista, a lo que las autoridades cubanas aseguraron que el mandatario estadounidense ha manipulado el asunto de los Derechos Humanos con fines políticos. El exilio cubano en Miami celebró las medidas.

Cuba lamentó que el camino de las relaciones bilaterales vayan en contra de la opinión mayoritaria de los estadounidenses, quienes están a favor del acercamiento entre ambos países. Las medidas, subrayó, "están destinadas a fracasar".

"No es una sorpresa lo que anunció Trump", afirmó en una entrevista con Xinhua. "Es como volver a la Guerra Fría", dijo la isleña Idania del Río.

Así definió el gobierno de Cuba el plan del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de enfriar las relaciones entre los dos países.

- Se permite a los ciudadanos y empresas estadounidenses desarrollar lazos económicos con pequeñas empresas privadas en Cuba, con el objetivo de aislar al Grupo de Administración Empresarial, el conglomerado público que controla la economía cubana.

La nueva directiva de Trump establece, por un lado, que los individuos y compañías de EEUU tendrán prohibido negociar con empresas, incluidas las del sector turístico, que sean propiedad del Ejército cubano. "Estoy anunciando una nueva política, como prometí durante la campaña, y firmaré ese documento en esa mesa en solo un momento", expresó el magnate republicano ante una audiencia integrada por la vieja generación de disidentes cubanos.

México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, exhortó a los Gobiernos de Cuba y Estados Unidos a encontrar coincidencias por la vía del diálogo y solucionar así sus diferencias ante las medidas de Trump hacia la Isla.