¡El anfitrión no perdona! Rusia debuta con triunfo en su Confederaciones

Ajustar Comentario Impresión

Rusia, anfitrión del torneo, está derrotando 2 a 0 a Nueva Zelanda en San Petersburgo en el partido inaugural de la Copa Confederaciones, que sirve como banco de pruebas para el Mundial de 2018.

Smolov demostró su casta de goleador iniciando la jugada de su obra maestra desde mitad de cancha, gambeateando a un rival, corriendo 20 metros por el medio, ubicando a su compañero y yendo a buscar la descarga por el segundo palo sin distraerse por el desvió inicial en el defensor tras el centro.

El presidente ruso, Vladímir Putin, inaugurará mañana, sábado, la X edición de la Copa Confederaciones, que arrancará con el partido entre el anfitrión, Rusia, y la cenicienta de la competición, Nueva Zelanda.

Rusia quedó provisionalmente al frente en el Grupo A, con tres puntos, a la espera del resultado del encuentro dominical entre Portugal y México.

"Tengo solo un mensaje: venir a Rusia".

Nueva Zelanda: Marinovic; Doyle, Durante, Smith, Boxall, Colvey; Thomas, Tuiloma, McGlinchey; Wood, Rojas.

"Bienvenidos a Rusia", exclamó Putin, quien esta semana expresó su deseo de que los futbolistas de su país jueguen como guerreros y señaló que los fanáticos locales esperaban mejores resultados por parte de una selección ubicada actualmente en el 63er puesto del ranking de la FIFA.

Nada cambió en el segundo tiempo.

Fedor Smolov, autor del segundo gol, Dmitriy Poloz y el previamente mencionado Glushakov. Ya en la etapa complementaria, la tónica siguió igual: Rusia atacando, Nueva Zelanda defendiéndose. ¡Sacan el balón de la línea de la portería!

En la próxima jornada, el 21 de junio en el estadio del Spartak Moscú, los rusos recibirán a la Portugal de Cristiano Ronaldo, mientras que los neozelandeses se enfrentarán a México en Sochi.

Con goles de Glushakov y Smolov, los rusos sumaron sus primeros 3 puntos.

Los "All Whites", como son conocidos, en contraposición al mítico equipo de rugby "All Blacks", han crecido en los últimos años, como se pudo ver en el Mundial de Sudáfrica en el que acabaron invictos en un grupo que incluía a Italia, Paraguay y Eslovaquia.