Donald Trump canceló hoy el acuerdo de Obama con Cuba

Ajustar Comentario Impresión

Esta vez, ha anunciado la cancelación del acuerdo de su antecesor Barack Obama con Cuba.

El presidente, como es habitual en él, utilizó diversos adjetivos, en este caso dirigidos al presidente cubano Raúl Castro Ruz y su gobierno, al cual tildó de brutal, de protector de terroristas y de opresores.

Señala además que Cuba con sus modestos recursos ha contribuido también a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo, a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado. Cabe recordar que Trump anunció las medidas de congelamiento contra el país al mando de Raún Castro en un barrio predominantemente cubano de Miami.

Estados Unidos mantendrá, no obstante, las relaciones diplomáticas con Cuba y su embajada en La Habana.

"El resultado de las acciones ejecutivas que tomó el gobierno anterior (el de Obama) han sido solamente más represiones -en Cuba-, y el aplastamiento de movimientos democráticos pacíficos, por eso, con efecto inmediato, estoy cancelando completamente el acuerdo parcial con Cuba que firmó el gobierno anterior", declaró Trump ante los aplausos de la comunidad cubano-estadunidense que asistió el evento.

El presidente estadounidense inauguró una nueva política de endurecimiento con la Isla, que incluyó un vehemente mensaje anticomunista.

En un comunicado, la cancillería mexicana indicó que "ante los anuncios de política exterior de los Estados Unidos de América con respecto a Cuba, el gobierno de México hace un exhorto fraterno a ambos gobiernos a encontrar coincidencias por la vía del diálogo".

La orden de Trump no toca las relaciones diplomáticas, las cuales deja intactas, ni tampoco reinstala la política de "pies secos-pies mojados" que desactivó Obama y que daba trato preferencial a los inmigrantes cubanos. Esto ya que los vuelos de ciudadanos estadounidenses a Cuba alcanzaron los 285.000 viajes sólo en los primeros meses de 2017.

No está claro qué sucederá con quienes ya han hecho o pagado sus planes de viaje a Cuba, y que tienen pautado consumarlo a partir de mañana.

El senador republicano de origen cubano, Marco Rubio, estuvo presente en el acto y fue señalado como figura central en la elaboración de la nueva política.

La nueva política impide cualquier transacción financiera con el Grupo de Administración de Empresas (GAESA), un holding estatal cubano que de acuerdo con Washington beneficia directamente a altos jefes de las Fuerzas Armadas.

Las relaciones bilaterales entre Cuba y Estados Unidos han estado llenas de desencuentros históricamente.