Cuba tacha de retroceso la nueva política de Donald Trump

Ajustar Comentario Impresión

"De manera efectiva, estoy cancelando el acuerdo completamente unilateral de la última administración con Cuba", declaró el mandatario, tras denunciar que el relajamiento de las restricciones a los viajes y el comercio, ordenado por Obama, sólo ha beneficiado al régimen de la isla y no a los cubanos.

El levantamiento del embargo es algo que sólo puede decidir el Congreso, controlado ahora por los republicanos en ambas Cámaras.

Con sus nuevas medidas, Trump busca frenar el flujo de dinero estadounidense al ejército y los servicios de seguridad de la isla, pero manteniendo las relaciones diplomáticas y permitiendo que las aerolíneas y cruceros estadounidenses sigan dando servicio a la isla.

"Si el objetivo es ayudar a los empresarios cubanos, sumar regulaciones que eliminan empleos de negocios estadounidenses y aumentar los recursos del gobierno para investigar a los estadounidenses que viajan a nuestro vecino no es la respuesta", dijo en un comunicado James Williams, presidente de Engage Cuba. Quedarán prohibidas la mayoría de las transacciones comerciales de EU con el Grupo de Administración Empresarial (GAESA) -un conglomerado militar involucrado en todos los sectores de la economía-.

"No queremos que los dólares de EE".

Trump señaló que las sanciones sobre la isla permanecerían vigentes hasta que Cuba libere a los presos políticos, deje de reprimir a los disidentes y respete la libertad de expresión. Trump no llegará a romper los lazos diplomáticos que se restablecieron en 2015 después de más de cinco décadas de hostilidades.

Ese reclamo implica además, agregó, la devolución a Cuba del territorio de la Base Naval de Guantánamo, el fin del financiamiento a programas subversivos por parte de Washington, y la indemnización a la nación caribeña por los daños causados por el bloqueo.

El Gobierno, según un funcionario de la Casa Blanca, no tiene la intención de "interrumpir" los negocios existentes, como uno cerrado bajo el gobierno de Obama por Starwood Hotels Inc, propiedad de Marriott International Inc, para administrar un histórico hotel en La Habana.

El Gobierno cubano afirmó que cualquier estrategia que pretenda cambiar el sistema en la isla está condenada al fracaso, opinó que EE.UU.no está en condiciones de dar lecciones sobre derechos humanos e insistió en su voluntad de continuar el diálogo y la cooperación con el país vecino. Si bien los cambios son de gran alcance, parecen menos ambiciosos de lo que muchos defensores del acercamiento habían temido.

Asimismo, Trump reafirmó su apoyo para mantener el embargo a la isla. "Nuevamente el gobierno de los EE".

"En La Habana, las nuevas disposiciones de Trump fueron contestadas en un sobrio comunicado del gobierno, que rechazó la retórica hostil del mandatario estadounidense y reiteró su interés por un diálogo respetuoso".

Donald Trump dijo ayer que está siendo investigado por despedir al exdirector del FBI James Comey por la persona que le indicó que diera ese paso, sin precisar a quién se refiere.