"Usted ya los conoce": el regalo que le llevó Merkel a Francisco

Ajustar Comentario Impresión

Merkel afirmó después a los periodistas que también habló con Francisco sobre inmigración y la necesidad de un mundo multilateral.

También hablaron sobre la defensa de los tratados internacionales y sobre la próxima cumbre del G20, que Alemania acogerá entre el 7 y el 8 de julio en la ciudad de Hamburgo (noroeste).

Tras el encuentro, que duró 38 minutos, Merkel comentó a los medios que abordó temas como las relaciones multilaterales, la importancia de África y los Acuerdos sobre el Clima de París, con el pontífice y recalcó que ambos se encontraron en "sintonía" sobre esos asuntos.

La canciller recorrió los impresionantes pasillos del Palacio rodeada por un séquito de gentilhombres y por la Guardia Suiza, admirando los ricos frescos de las bóvedas vaticanas y conversando con Gänswein. Ambos se mostraron muy sonrientes y antes de reunirse a puerta cerrada intercambiaron algunas palabras en alemán, si bien posteriormente recurrieron a un intérprete.

Francisco entregó a la mandataria un telegrama en el que define a Kohl, patriarca de la Unión Cristianodemócrata de Merkel, como "gran hombre de Estado y europeo convencido que trabajó con altura y dedicación por el bien de los alemanes y de los países colindantes europeos".

El pontífice argentino pide a Dios que "le recompense por su incansable obra a favor de la unidad de Alemania y de la Unión Europea, así como por su compromiso por la paz y la reconciliación".

Tras su reunión se procedió al tradicional intercambio de regalos.

Àngela Merkel le obsequió dulce de leche y alfajores al papa Francisco durante la visita que la canciller alemana realizó al Vaticano este sábado.

El Papa, por su parte, obsequió a la jefa de Gobierno alemán tres de sus escritos: su encíclica "Laudato Sí" (2015), sobre medioambiente, y sus exhortaciones "Evangelii Gaudium" (2013) y "Amoris Laetitia" (2016).