Trump cumple su promesa y cambia la política de EEUU ante Cuba

Ajustar Comentario Impresión

Desde la Pequeña Habana de Miami, Trump anunció que limitará los viajes de estadounidenses a la isla y prohibió a las compañías de su país hacer negocios con empresas cubanas administradas por militares, un revés al deshielo iniciado por su antecesor, Barack Obama. En 2016 llegaron a la isla 284.937 visitantes desde Estados Unidos, 74% más que en 2015.

"Nosotros restringiremos fuertemente los dólares que vayan al ejército cubano, aplicaremos la prohibición sobre el turismo, ejerceremos el embargo y aprobaremos medidas concretas para asegurar que las inversiones vayan directamente al pueblo, y así puedan abrirse inversiones privadas y el pueblo cubano pueda construir un camino democrático", aseguró Trump.

Considera que el mandatario "otra vez mal asesorado, toma decisiones que favorecen los intereses políticos de una minoría extremista de origen cubano del estado de Florida, que por motivaciones mezquinas no desiste de su pretensión de castigar a Cuba y a su pueblo, por ejercer el derecho legítimo y soberano de ser libre y haber tomado las riendas de su propio destino".

También, esos grupos serán supervisados por algún representante de la entidad que gestione las visitas a la mayor isla de Las Antillas, algo que había sido eliminado por el Gobierno del expresidente Barack Obama.

El endurecimiento de la restricción a los viajes fue criticado por el embajador de Cuba en Washington. "¡No pasarán!", escribió la canciller venezolana Delcy Rodríguez en su cuenta de Twitter.

La sede diplomática de EEUU en Cuba, indicó el presidente estadounidense, se mantendrá abierta.

Y a pesar de que fue para quemar puentes con Cuba, la aparición de Trump en las pantallas de los hogares cubanos desató el célebre "choteo": en la calle, una mujer comentaba hoy que mientras a Obama le costó casi ocho años salir en directo en la televisión de la isla, su sucesor lo había logrado en tan solo seis meses.

"Es una situación de franca discriminación, parece el imperio, el gringo feo que conocimos en el pasado volviendo a imponer su voluntad sobre países independientes, Cuba necesita un cambio y lo necesita democráticamente, pero lo que no se vale es un Trump respondiendo a votantes que le dieron dinero para su campaña en Miami y que son cubanos malagradecidos que no quieren que su país avance", expresó el exmandatario mexicano.

Rechazo. Momento en el que Donald Trump echa abajo el acercamiento de EU con Cuba.

Asimismo, son motivo de preocupación las violaciones de los derechos humanos cometidas por los Estados Unidos en otros países, como las detenciones arbitrarias de decenas de presos en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo en Cuba, donde incluso se ha torturado; las ejecuciones extrajudiciales y las muertes de civiles causadas por bombas y el empleo de drones; y las guerras desatadas contra diversos países como Irak, sustentadas en mentiras sobre la posesión de armas de exterminio masivo, con consecuencias nefastas para la paz, la seguridad y la estabilidad de la región del Medio Oriente.

Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, mediante presiones e imposiciones o métodos más sutiles, estará condenada al fracaso, insistió el gobierno de La Habana.