Llaman a evitar la discriminación y abusos contra envejecientes

Ajustar Comentario Impresión

En México, la población mayor de 60 años se ubicó en 13 millones 928 mil 310 personas en el primer trimestre de 2016, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, cifra que representa 11.4 por ciento de la población en el país y que, de acuerdo con las proyecciones del Consejo Nacional de Población (Conapo), se mantendrá en continuo crecimiento.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 66/127 Documento PDF, designó el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez para oponerse a los abusos y maltratos contra este segmento poblacional. Afecta la salud y vulnera derechos humanos de las personas mayores que lo sufren.

Cada 15 de junio se celebra el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, para prevenir estos graves hechos y asegurarse que sea reconocido como un problema por las sociedades del globo.

¿Existe verdadera conciencia de que este es un problema de toda la sociedad? María Mercedes Olmedo, especialista en Trabajo Social.

Esas son, según explica, las manifestaciones del problema a nivel familiar y doméstico.

El maltrato a las personas longevas se manifiesta de diferentes formas.

El Buen Trato significa dar un trato digno, igualitario, con enfoque de derechos, oportunidades laborales, de salud, educación, de esparcimiento... es cuando los niños respetan a sus abuelos, cuando les cedemos el asiento en un medio de transporte, cuando las instituciones públicas, tiendas y comercios tienen una fila preferencial para las personas mayores, es cuando nos damos cuenta que algún día todos seremos viejos y tratamos a los demás como nos gustaría que nos traten.

Con respecto a la institucionalización de los adultos mayores, situación que siempre suele resultar traumática para las familias, lo importante es comprender que se les deben brindar los cuidados y atención que no pueden ser provistos por cuidadores informales, y para lo cual debe haber todo un equipo de trabajo conformado: familia, adulto mayor y equipo terapéutico de la institución elegida.

Mantenerse activas y socialmente integradas como les sea posible.

Las personas centenarias necesitan de sus ámbitos de pertenencia, donde compartir experiencias con sus pares y sus familiares: "Incluso se han podido lograr interesantes intercambios con chicos de escuelas primarias jardines de infantes; estos intercambios intergeneracionales deberían estar promovidos desde la propia currícula escolar", señaló la especialista. Aunque la magnitud del maltrato de los ancianos se desconoce, su importancia social y moral salta a la vista.