No me reuní con funcionarios rusos en la campaña electoral — Fiscal Sessions

Ajustar Comentario Impresión

La decisión del asesor especial de investigar la conducta de Trump marca un importante punto de inflexión en la investigación del FBI, que hasta hace poco estaba centrada en la intromisión rusa durante la campaña presidencial y en si había alguna coordinación entre la campaña de Trump Y el Kremlin.

Sessions evitó las preguntas sobre si discutió con Trump el manejo del ahora exdirector del FBI de la investigación sobre Rusia antes de que el mandatario despidiera a James Comey el 9 de mayo.

La hija del presidente Donald Trump, Ivanka, dice que su padre se siente "vindicado" e "increíblemente optimista" después de la comparecencia ante el Congreso la semana pasada del despedido director del FBI James Comey.

Así, el Departamento de Justicia contradijo en un comunicado la versión que dio Comey, quien sugirió que Sessions se apartó de la investigación rusa el 2 de marzo debido a su participación en una serie de hechos, que al ser clasificados, no desveló ante el público.

Según medios locales, a puertas cerradas, Comey reveló a algunos senadores que Sessions pudo haber tenido una tercera reunión con Kislyak, en el hotel Mayflower, en Washington.

Tras conocerse la noticia, el equipo legal del presidente tachó de "escandalosa, inexcusable e ilegal" la filtración al diario The Washington Post (que cita a "funcionarios" como fuente) por la que se supo que Trump está siendo investigado.

El expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, afirmó hoy mismo en una entrevista en el canal ABC que la figura del fiscal especial es "muy peligrosa" y consideró que aquéllos que piensan que la investigación rusa va a ser "neutral" y "profesional" están "delirando". Allegados a Trump también se agarraron de este dato para arremeter contra el exdirector del FBI.

Afirmó que el programa de Trump es mejorar la vida de los estadounidenses y que él lo comparte.

Sessions insistió durante su audiencia de confirmación en enero que no se había reunido con los rusos durante la campaña.

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Session, aseguró hoy que nunca tuvo contacto con funcionarios rusos para influir en las elecciones presidenciales de noviembre de 2016 y favorecer un triunfo del presidente Donald Trump, y calificó esas acusaciones de "mentira espantosa y detestable".