Estado Islámico se atribuye atentado en Londres

Ajustar Comentario Impresión

Los tres terroristas que perpetraron el ataque fueron abatidos.

En una comparecencia ante los medios, May advirtió de que "hay demasiada tolerancia" con el extremismo islámico, defendió revisar la estrategia antiterrorista para dar a la policía los poderes necesarios para actuar de manera efectiva, anunció penas más duras y nuevas medidas para evitar la radicalización a través de internet.

El ataque comenzó cerca de las 21:00 horas, tiempo local, de la noche del sábado, cuando una furgoneta atropelló deliberadamente a varios peatones en el puente de Londres.

"La situación a la que se enfrentaron estos agentes era crítica, una cuestión de vida o muerte, con tres hombres armados que llevaban lo que parecían cinturones suicidas", explicó el policía.

Empleados de un bar hicieron una barricada con mesas en la entrada para impedir el ingreso de los atacantes, que intentaron sin éxito romper los gruesos ventanales del negocio, contó otro testigo, que no quiso identificarse, al diario sensacionalista The Sun.

La policía londinense dijo que los agentes mataron a los agresores ocho minutos después de que llegaran al lugar de los hechos.

La comisaria jefe de Scotland Yard, Cressida Dick, informó que la policía tardó ocho minutos en abatir a los atacantes desde que recibió las primeras llamadas pidiendo ayuda y recalcó que se reforzó el número de patrullas en Londres para garantizar la seguridad.

El sospechoso tenía latas con explosivos sobre su cuerpo.

La policía británica elevó hoy a siete la cifra de víctimas mortales en los dos ataques, mientras que los heridos ascendieron a 48.

En los operativos se produjeron detonaciones y algunos arrestados fueron trasladados en ambulancia, según relataron testigos a The Sun.

Poco después se informó de un ataque con arma blanca en el cercano mercado de Borough.

Más de 20 heridos están graves.

Los sucesos violentos se producen apenas una semana después del atentado terrorista ocurrido en Manchester, en el norte de Inglaterra, en el que 22 personas murieron al término de un concierto de la cantante Ariana Grande, y cuando quedan tan sólo 5 días para que se celebren las elecciones generales británicas. La policía pidió a la gente que evitara la zona, dejando a turistas y vecinos que habían salido tratando de arreglárselas para volver a casa.