Gobierno confirma 90 muertos y 463 heridos en atentado en Kabul

Ajustar Comentario Impresión

El atentado, uno de los más violentos contra esa zona protegida por el gran número de embajadas en el sector, se llevó a cabo en hora pico y con grandes medios.

Aunque los dos últimos ataques de envergadura con bomba en Kabul, el último de ellos a principios de mes y ocurridos también en el área diplomática, fueron reivindicados por el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Además de los 90 muertos, se reportan decenas de heridos tras la explosión de un camión bomba en Kabul, Afaganistán.

Varias embajadas extranjeras dieron cuenta de daños materiales, entre ellas, las de Francia, Alemania, Japón, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, India y Bulgaria.

"Su objetivo se encontraba en otro sitio y eso podría haber sido peor que este incidente", cuya ejecución se pudo oír en buena parte de la ciudad, advirtió el viceministro del Interior Murad Ali Murad.

Según la información facilitada por Berlín, una trabajadora afgana de la embajada tiene heridas graves, mientras que una diplomática alemana resultó herida leve y el guardia muerto trabajaba para una empresa de seguridad afgana.

Frente a la urgencia, el Gobierno pidió a la población que done sangre en los hospitales.

Un camión bomba explotó ayer a la mañana en el centro de la capital de Afganistán, en el área diplomática que se considera de máxima seguridad, y dejó al menos 90 muertos y más de 463 heridos (según datos oficiales), en el atentado más mortífero en Kabul desde 2001 y que tuvo lugar al inicio del mes sagrado del Ramadán.

Tras el ataque, las autoridades germanas decidieron cancelar un polémico vuelo fletado para deportar a Afganistán a ciudadanos de ese país que han visto rechazada su petición de asilo en Alemania.

La misión de la OTAN en el país saludó "la vigilancia y el coraje de las fuerzas de seguridad afganas que impidieron al vehículo" adentrarse aún más en la zona diplomática. Para el presidente afgano Ashraf Ghani, se trata de un "crimen de guerra". "Estamos por la paz pero los que nos matan durante el mes sagrado del ramadán no merecen ser convocados para sellar la paz, deben ser destruidos", escribió.

La organización Amnistía Internacional (AI) también condenó un "horrible acto de violencia deliberado", que demuestra que "el conflicto en Afganistán no disminuye sino que se extiende peligrosamente, de una manera que debería alarmar a la comunidad internacional".

El atentado se produce en un contexto de gran incertidumbre para Afganistán.

El ministerio de Exteriores de China explicó que su delegación en la capital afgana sufrió daños parciales y que todo el personal y los ciudadanos chinos en el país estaban "sanos y salvos".