Presidente Temer autorizó que las fuerzas armadas — Brasil

Ajustar Comentario Impresión

Los enfrentamientos dejaron siete detenidos y unos 50 heridos, según informes oficiales.

Manifestantes atacan las instalaciones del Ministerio de Agricultura en Brasilia el miércoles 24 de mayo de 2017.

De acuerdo con la Policía Militar, en la manifestación participaron entre 35 mil y 40 mil personas que marcharon pacíficamente hasta la sede del congreso, donde comenzaron serios incidentes. Los disturbios pusieron en estado de excepción a la Explanada de los Ministerios.

También fueron atacados los Ministerios de Hacienda, Cultura, Turismo y Energía y Minas, y a lo largo de la Explanada muchos de los manifestantes le prendieron fuego a contenedores de basura y otros objetos.

Las imágenes también mostraban edificios gubernamentales con cristales rotos y barricadas humeantes, y a agentes de la Policía disparando gases lacrimógenos y balas de goma, y enfrentándose a golpes con manifestantes. Todos los ministerios fueron evacuados.

El Presidente considera "inaceptable el caos, inaceptable el descontrol", dijo Jungmann al explicar la inusual medida de urgencia desde el Palacio de Planalto.

La manifestación fue convocada por sindicatos que inicialmente protestarían sólo contra reformas de corte liberal impulsadas por el gobierno, pero tras conocerse la grave corrupción que salpican al mandatario agregaron la consigna "Fuera Temer". Después de controlar el fuego, las fuerzas de seguridad empezaron a dispersar a los manifestantes.

Varios aliados parlamentarios de Temer ya se preparan para la posible salida del líder conservador, según varios medios brasileños.

El gobierno de Temer atraviesa una crisis aguda después de la divulgación la semana pasada de una grabación en que el mandatario supuestamente da el aval a un empresario para sobornar a un ex diputado, dos jueces y un procurador.

Temer afronta la peor crisis de su Gobierno desde que llegó al poder hace apenas un año, por la suspensión y posterior destitución de su predecesora Dilma Rousseff.

Temer está en el ojo del huracán desde hace unos días por unas confesiones hechas por directivos del grupo JBS que lo involucran directamente supuestos actos de corrupción, por los que la Corte Suprema ha decidido iniciar una investigación.

El Presidente se niega a dimitir. Los efectivos se desplazan para proteger otros edificios del gobierno y el Congreso Nacional. La opinión pública baraja abiertamente nombres para un posible sucesor del presidente, que tendría que ser elegido en el plazo de 30 días en una votación en el Legislativo.

Un colaborador cercano del presidente Michel Temer fue arrestado ayer martes en conexión con un escándalo de corrupción.