Manchester: se salvó de la bomba porque justo hablaba por teléfono

Ajustar Comentario Impresión

Una mujer afirma que se salvó de morir en el atentado perpetrado el pasado 22 de mayo en la ciudad de Manchester, luego del concierto de Ariana Grande, debido a que su móvil le protegió contra parte de la metralla producida por la explosión. La explosión la sorprendió cerca del terrorista suicida y cree que sigue vida por estar hablando por el iPhone. Estaba hablando con el teléfono pegado a la oreja cuando Salman Abedi se inmoló.

Su marido dio las gracias a la policía y a los médicos por salvar a su esposa y se mostró optimista, ya que Lisa tiene chances de recuperarse completamente.

Según informó La Vanguardia, la bomba casera contenía centenares de tornillos, clavos y tuercas a modo de metralleta. Asimismo insistió en la publicación que "el hecho de estar hablando por teléfono probablemente salvó su vida".

Bridgett
Bridgett

Las fotos del dispositivo que subió a Facebook su esposo Steve, muestran el móvil, aparentemente un iPhone 6s, con el evidente daño provocado por la metralla: la carcasa y la pantalla rotas, y además con restos de sangre. Uno de esos objetos metálicos iba directamente a la cabeza de esta mujer, pero el smartphone lo desvió y en lugar de impactar en el cráneo le dio en la nariz y mejilla, con mucha menos fuerza.

Lisa será sometida a dos operaciones para tratar las heridas múltiples que sufrió, así como una fractura en uno de sus tobillos y una brecha considerable en un muslo. A pesar de que Lisa terminó con una cicatriz importante en su nariz y perdió medio dedo de la mano, pudo haber sido peor de no estar el teléfono.

"Ella se va a recuperar por completo, aunque no creo que el dedo volverá a crecer", ironizó el esposo de la víctima.