Abe y Trump acuerdan aumentar sanciones contra Corea del Norte

Ajustar Comentario Impresión

"Kim Jong-un mantiene a estos tecnócratas a su lado para poder contactar con ellos directamente (...), algo que refleja la urgencia que tiene para desarrollar misiles", dice An Chan-il, exoficial militar norcoreano que desertó al Sur y ahora encabeza un grupo de expertos en Seúl. Puntualizó que el objetivo del ejercicio es simular lo más que se pueda un IBCM norcoreano disparado hacia Estados Unidos y lograr su destrucción.

El estratega de asuntos internacionales George Friedman afirmó que Donald Trump pedirá destruir las instalaciones empleadas en el programa nuclear de Corea del Norte, que se acerca a la construcción de un misil intercontinental capaz de llevar una ojiva nuclear. "Aunque es casi imposible predecir cuándo esta capacidad estará operativa, el régimen norcoreano está comprometido y está en un camino donde esta capacidad es inevitable".

También hubo afirmaciones, confirmadas más tarde por funcionarios de defensa estadounidenses, de que el misil podría sobrevivir a la reentrada en la atmósfera.

"[Es] realmente una cuestión de ensayo y error para hacer que funcione", dijo.

Se inician en Washington las primeras conversaciones de los ministros de Defensa de Corea del Sur y Estados Unidos.

La Casa Blanca informó que Trump y Abe "resolvieron cooperar para endurecer las sanciones a Corea del Norte, incluyendo la identificación y la sanción a aquellas entidades que apoyen el programa nuclear y de misiles" de ese país, rezó un comunicado citado por Sputnik.

China, el único aliado de Corea del Norte, y Estados Unidos negocian desde hace varias semanas una nueva serie de sanciones del Consejo de Seguridad, pero la embajadora norteamericana ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, afirmó la semana pasada que no habían alcanzado un acuerdo final.

Además, los dos dirigentes subrayaron su disposición a cooperar con todos los Estados para solucionar el problema de desnuclearización de Corea del Norte.