Fiscalía de Brasil acusa a Temer de pretender frenar investigación 'Lava Jato'

Ajustar Comentario Impresión

El empresario dijo que incluso durante el proceso de impeachment contra la presidenta constitucional Rousseff, Temer le solicitó un aporte de 300 mil reales (más de 85 mil dólares) para gastos de marketing político en internet, pues estaba siendo duramente atacado en el ambiente virtual.

"Se verifica que Aecio Neves, en articulación, entre otros, con el presidente Michel Temer, buscaron impedir que avancen las investigaciones de Lava Jato, sea por medio de medidas legislativas o por medio del control de nombramientos de los comisarios de la policía que conducirían las investigaciones", señala el texto al que accedió la Agence France-Presse.

Temer comentó hoy en una nota las nuevas acusaciones y reiteró que "no obstruyó a la Justicia", además de recalcar que los recursos que financiaron sus campañas electorales fueron declarados como marca la ley.

Las acusaciones se basan en las declaraciones a la Justicia de ejecutivos de la compañía de carnes JBS y de la revelación del contenido de una conversación entre Temer y uno de los dueños de la empresa, Joesley Batista.

Pero los ejecutivos acusados de corrupción dijeron que también el expresidente Lula -quien ya enfrenta cinco cargos de corrupción- recibió u$s 50 millones de sobornos en cuentas en el extranjero y que se depositaron otros u$s 30 millones en cuentas de Dilma Rousseff.

Batista también declaró que acordó a fines del año pasado con el diputado Rodrigo Rocha, suspendido de su escaño por el Supremo y muy cercano a Temer, que pagaría al ya entonces mandatario una comisión del 5 % sobre la facturación de una empresa eléctrica de JBS que precisaba una licencia para operar.

Por un lado, informó el Tribunal Superior, los testimonios indican que Temer recibió 15 millones de reales (u$s 4,6 millones de dólares a la cotización actual) de JBS.

Estos créditos irregulares le permitieron a JBS expandirse y convertirse en uno de los grupos cárnicos más importantes a nivel global.

Las negociaciones con Lula y Rousseff, según dijo el empresario, tenían como mediador el exministro de Hacienda Guido Mantega, quien ha sido acusado de ejercer ese mismo papel por la firma Odebrecht, beneficiaria de contratos amañados con la estatal Petrobras. El valor total de los depósitos habría alcanzado los 150 millones de dólares en 2014. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.