Juez estadounidense permite a Uber seguir trabajando en su vehículo autónomo

Ajustar Comentario Impresión

Travis Kalanick, CEO de Uber y Anthony Levandowski.

Waymo, el negocio de vehículos propiedad de la casa matriz de Google, está llevando a cabo pruebas públicas por su cuenta con minifurgonetas Chrysler equipadas con la tecnología en Phoenix.

Mientras Uber está enredado en tribunales con demandas y juicios que prometen entorpecer el crecimiento de la empresa en Estados Unidos y el resto del mundo, su principal rival en tierras norteamericanas, Lyft, está aprovechando la tormenta para sacarle ventaja a su rival.

La Lyft, que cultiva una imagen de empresa socialmente responsable comparado con Uber, firmó hace unos meses un acuerdo con General Motors que ha invertido más de 500 millones de dólares en la empresa de transporte no cotiza en bolsa.

"La visión y el compromiso de la Lyft para mejorar las tecnologías de transporte urbano van a permitir a la Waymo llegar a más lugares y a más personas", se puede leer en el comunciado emitido por la Waymo.

Pero esto no es todo, ya que hoy también se ha dado a conocer que Waymo y Lyft están cerrando una alianza para el desarrollo de coches conducción autónoma que beneficiarán el uso de flotillas de transporte privado. David Drummond, director legal de Alphabet, abandonó el consejo de Uber el año pasado.

Waymo -la empresa de Google encargada de desarrollar vehículos autónomos- y la compañía de transportación mediante app Lyft unirán fuerzas para probar coches sin conductor, como ya lo hace el rival Uber Technologies Inc. El juez también ha solicitado a los fiscales federales que investiguen las denuncias contra el ejecutivo de Uber en el centro del caso.

Alsup también ordenó que Levandowski dejé de trabajar en la tecnología Lidar que Uber está desarrollando. El New York Times reportó la colaboración el domingo.

Lyft podría utilizar la tecnología autónoma de Waymo en el futuro gracias a este nuevo acuerdo. Y para Waymo, esto significa la oportunidad de probar y perfeccionar aun más su sistema de radar que permite que los vehículos se guíen solos a través de la ciudad.