Corea del Norte: nuevo misil puede llevar una ojiva nuclear

Ajustar Comentario Impresión

El líder del régimen, Kim Jong-un, estuvo presente en el lanzamiento del domingo que, según detalló la agencia, se produjo a las 04.58 hora local norcoreana (20.28 GMT del sábado).

En tanto, Estados Unidos y Japón pidieron una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para examinar el tema.

Según Japón, el misil voló durante 30 minutos, recorrió 700 kilómetros y cayó en el mar entre la costa de su país y el extremo oriental de Corea del Norte. También dijo que existía la posibilidad de imponer nuevas sanciones contra Corea del Norte, incluyendo castigos a sus importaciones de crudo.

La Casa Blanca manifestó en un comunicado que "el presidente no puede imaginar que Rusia esté contenta", debido a que el misil impactó a 500 kilómetros de su frontera.

Frente a esto, convocaron a una reunión urgente de la ONU que según la delegación de Uruguay, que en mayo ejerce la presidencia del Consejo, se realizaría el martes. China reaccionó pidiendo "moderación” y recordó que "se opone a la violación por parte de Corea del Norte de las resoluciones del Consejo de Seguridad”, indicó el ministerio de Exteriores en un comunicado".

Por su parte, la Unión Europea afirmó que este lanzamiento norcoreano supone una "amenaza para la paz y la seguridad internacionales".

El Comando del Pacífico de Estados Unidos dijo que estaba evaluando el tipo de misil, pero que "no era consistente con un misil balístico intercontinental".

La prueba balística de este domingo es la primera de Corea del Norte desde que el presidente surcoreano Moon Jae-in asumió el cargo la semana pasada. "El presidente (.) expresó su profundo pesar después de la provocación insensata del Norte, lanzada sólo días después del inicio de un nuevo gobierno en el Sur”, dijo un portavoz presidencial".

Amenaza El primer ministro japonés, Shinzo Abe, calificó el lanzamiento de ayer como "totalmente inaceptable” y de "grave amenaza” para Tokio".