Vicepresidente estadounidense a Corea del Norte: "La paciencia estratégica se acabó"

Ajustar Comentario Impresión

Se trata de la primera ocasión en que Kim critica personalmente la acción militar de Washington, y tiene lugar el mismo día en que el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, advirtió a Pyongyang sobre no poner a prueba la "determinación" mostrada por Estados Unidos en sus recientes bombardeos en Siria y Afganistán.

"En las últimas dos semanas el mundo fue testigo de la fuerza y resolución de nuestro presidente en acciones en Siria y Afganistan", dijo Pence.

Pence aterrizó este domingo junto a su mujer y sus dos hijas en la base aérea de Osan, al sur de Seúl, poco después de que Corea del Norte tratara de lanzar sin éxito desde la localidad de Sinpo, en el este de ese país, un misil balístico que aparentemente estalló poco después de ser disparado.

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, afirmó hoy que este país tratará de "poner de acuerdo a la comunidad internacional" para "aplicar más presión diplomática y económica" sobre Corea del Norte para conducirle a la desnuclearización.

Un alto funcionario de Corea del Norte advirtió que "nadie puede prever cuando se saldrá de control" esta "situación extremadamente peligrosa".

"Dada la lógica criminal y el peligroso ruido de sables por parte de Washington, Corea del Norte está preparada para responder a cualquier forma de guerra estadounidense", agregó el funcionario.

"Derrotaremos cualquier tipo de ataque, y haremos frente a cualquier provocación nuclear o de misiles con una respuesta apabullante", declaró Pence.

Pence hizo una visita no anunciada a la Zona Desmilitarizada al inicio de su gira de diez días por Asia, en una demostración de fuerza de Estados Unidos que permitió al vicepresidente observar a los soldados norcoreanos desde lejos y mirar directamente al otro lado de la frontera, delimitada por alambre de espino.

También instó a China a ejercer un papel más activo para "lidiar" con el régimen norcoreano, lo que coincide con los guiños sobre el mismo tema enviados por Trump al gigante asiático a través de su cuenta en Twitter.

"Sé que el presidente se sintió alentado por sus conversaciones con el presidente Jinping, y hemos visto que China comienza a tomar algunas medidas para presionar a Corea del Norte, pero necesita hacer más", dijo Pence. McMaster, señaló la víspera que afrontarán el problema con Corea del Norte, por lo que todas las opciones están en la mesa, salvo la militar. A continuación, algunas claves sobre cómo podría reaccionar el presidente estadounidense, Donald Trump, ante esta provocación del líder norcoreano, Kim Jong-un.

De momento Trump parece estar apostando a la ayuda que China pueda brindar para resolver la crisis derivada de la determinación del régimen de Pyongyang para continuar con sus pruebas con misiles balísticos.