Vicepresidente de EEUU reafirma a Japón determinación sobre Corea del Norte

Ajustar Comentario Impresión

El presidente interino de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn, dijo en una reunión de su gabinete el martes que Seúl reforzará su alianza con Estados Unidos y cooperará estrechamente con China para frenar a Corea del Norte.

Queremos ver como Corea del Norte abandona su imprudente camino en el desarrollo de armas nucleares.

Una advertencia a Rusia?

El número dos de la Casa Blanca amenazó en Seúl a Corea del Norte con hacer uso de la "determinación" exhibida por el Gobierno de Donald Trump en los recientes ataques en Siria y Afganistán, y señaló que Washington no tolerará nuevos test de armas norcoreanas.

Anteriormente, el vice presidente había visitado la zona desmilitarizada en la localidad fronteriza entre Corea del Sur y del Norte.

El vicepresidente estadounidense comenzó el domingo pasado su visita de tres días de duración a Corea del Sur, primera escala de su viaje a cuatro países de Asia y el Pacífico, solo unas horas después de que Pyongyang llevase a cabo un lanzamiento fallido de otro misil balístico. La presión sobre Corea del Norte es crucial, apuntó.

McMaster defendió que "hay realmente un consenso de que este problema está llegando a una etapa crucial entre el presidente Trump y aliados claves en la región como Japón y Corea del Sur, pero también los líderes chinos".

McMaster agregó que el lanzamiento fallido de un misil norcoreano el fin de semana " encaja en el patrón de comportamiento provocador, desestabilizador y amenazante del régimen de Corea del Norte".

El vicepresidente de Estados Unidos se desplazará nuevamente a la capital japonesa para asistir a un foro con empresarios y en forma posterior a la base de Atsugi para proseguir con su gira de 10 días por Asia que lo llevará también a Indonesia y Australia.

"Todas las opciones están sobre la mesa para alcanzar los objetivos y asegurar la estabilidad de la gente de este país", dijo a la prensa, mientras una música de propaganda se escuchaba desde el lado norcoreano.

Soldados norcoreanos tomaron fotografías de la visita de Pence.

Trump no pareció percatarse de que el liderazgo en el régimen comunista Corea del Norte pasó de manera dinástica de Kim Jong-il, fallecido en diciembre de 2011, a su hijo Kim Jong-un, quien asumió poderes plenipotenciarios en esta dictadura.

El The Guardian, destacó que Pence y Abe insistieron durante el encuentro en hacer un llamamiento a la China (el mayor socio económica de Corea del Norte y su principal aliada), para que la nación desempeñe un papel más importante en la contención de las ambiciones nucleares norte-coreanas.

Washington, por su parte, envió a comienzos de mes a aguas próximas a la península coreana el portaaviones de propulsión nuclear USS Carl Vinson, y el propio Pence advirtió a Kim Jong-un en la víspera de "no poner a prueba la determinación que Trump ha mostrado" con sus bombardeos en Siria y Afganistán.