Políticas fiscales de Trump podrían afectar estabilidad financiera: FMI

Ajustar Comentario Impresión

FONDO En su informe de Perspectivas Económicas Globales, el FMI proyectó que la economía de Bolivia crecerá este año 4 por ciento, seguido de Perú con 3.5 por ciento; Paraguay 3,3 por ciento; Colombia 2.3 por ciento; Argentina 2.2 por ciento; Chile 1.7 por ciento; Uruguay 1.6 por ciento; y Brasil 0.2 por ciento. En 2019, el organismo anticipa que los precios subirían un 13,1 por ciento, también por encima del 3,5 y 6,5 por ciento que contempla la meta de inflación del BCRA.

Al respecto, el FMI estimó que el PIB de Venezuela retrocederá 7,4% este año y 4,1% en 2018.

Esta semana, Washington recibirá a cientos de funcionarios, banqueros, analistas y consultores para la reunión de primavera del FMI y el Banco Mundial. El Gobierno argentino enviará al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y al ministro de Finanzas, Luis Caputo.

De acuerdo con el organismo multilateral de crédito, la inflación en la Argentina será en 2017 del 21,6 en la medición 'fin de período' (equiparable a la realizada por el Banco Central) o del 25,6% en el promedio, en tanto el crecimiento económico alcanzará al 2,2% y la tasa de desempleo un 7,4%. Con estas perspectivas, la organización prevé que el crecimiento mundial durante 2017 sea de 3,5%.

Economía hundida. La inflación en Venezuela llegará a 720,5% al cierre de este año, la mayor del continente americano y una de las mayores del mundo, estimó el FMI en su informe difundido ayer.

Si bien el Fondo Monetario Internacional (FMI) subió la proyección de crecimiento mundial para 2017, al dejarla en 3.5 por ciento, expuso que aún hay riesgos que podrían afectar la economía a mediano plazo, como las tensiones geopolíticas y el proteccionismo adoptado por algunos países avanzados, como Estados Unidos, que podría desatar "una guerra comercial".

Sobre el crecimiento de la economía de América Latina, el BM considera que este año el PIB de la región será de un 1,5% (el FMI lo ubica en 1,1%) y de un 2,5%, en 2018, poniendo fin a seis años de desaceleración, incluyendo una recesión en los últimos dos años.

Por otra parte, Cardarelli confió en que "la actividad económica crezca en el primer trimestre de 2017 a un ritmo bastante similar al del trimestre anterior, y que aumente el ritmo a partir del segundo trimestre, impulsado por un mayor consumo privado, a medida que los salarios reales y el empleo continúen recuperándose, las exportaciones también lo hagan debido a una buena cosecha, y la inversión pública". En este caso, el Fondo mejoró marginalmente a favor las proyecciones de crecimiento para el gigante asiático. El vecino país avanzaría 3.3 % en 2017 y 2.5 % en 2018; mientras El Salvador crecería en ambos años 2.3 %.