Pablo Avelluto, le pidió la renuncia al titular del Incaa

Ajustar Comentario Impresión

Respecto del pedido que hacen los integrantes de la comunidad audiovisual, decenas de actores compartieron en sus redes sociales videoselfies en el que explican "el cine nacional se autofinancia" con el aporte del 10 por ciento de las entradas de cines y teatros y, además con el canon que pagan las empresas por la utilización de las señales de radio, televisión y cableoperadores.

El texto fue compartido junto con fotos y videos de actores que se muestran contrarios a la decisión e indica que "así, vaciado, sería el final del INCAA y transformaría en abstracta la Ley de Cine que tanto costó conseguir y que es ejemplo en todo el mundo". La respuesta de Cacetta -quien fue reemplazado en su cargo por Ralph Haiek- no tardó en llegar: "Tal vez no acepté algún manejo espurio que me proponían y pagué las consecuencias".

El presidente de la Asociación Rionegrina de Artes Audiovisuales (ARNAA), Carlos Piacentini, dialogó con ANB y aseguró que todo comenzó la semana pasada cuando "de manera muy sorpresiva, en un programa de TV, se denunció hechos de corrupción en el instituto".

El ministro de Cultura, Pablo Avelluto, reiteró anoche que no se va a afectar el Fondo de Fomento al Cine y destacó que Alejandro Cacetta fue apartado del INCAA porque "no se animó a meterse con los bolzones de irregularidades que existen" en el organismo.

"En el gobierno nacional nadie piensa en tocar, afectar, reducir o eliminar el Fondo de Fomento del Cine", insistió Avelluto, cuya renuncia fue una de los pedidos que surgió durante la primer asamblea d elos integrantes de la industria audiovisual.

"Las autoridades nuevas del instituto ya están evaluando cuáles son los pasos a seguir", advirtió Avelluto sobre los cambios que anunció a partir del lunes, al tiempo que aseveró que "no estamos discutiendo el fomento de la industria cinematográfica nacional, pero queremos que se haga de un modo transparente, de un modo claro".

Según el ministro, "lo que hay en el instituto es desde irregularidades administrativas, hasta compra de mobiliario por sumas fuera de cualquier lógica de precios de mercado y gastos desorbitantes en viajes al exterior". "En el caso de Alejandro, él no tuvo esa voluntad", remarcó.

"Si el cine es el reflejo en donde nos miramos, esta política nos llevará a perder nuestro reflejo como así también nuestra identidad", analiza el documento.