Muere una mujer cerca de una protesta en estado venezolano de Táchira

Ajustar Comentario Impresión

Las imágenes que llegaban del país sudamericano mostraban a mostraban a multitud de partidarios de la oposición ocupando las principales vías de Caracas y otras ciudades, que eran reprimidos con cargas policiales y gases lacrimógenos por las fuerzas de seguridad, al punto que en la capital miles de manifestantes tuvieron que refugiarse en el río Guaire para huir de los guardias.

La otra víctima fue Paola Ramírez, una joven estudiante de 24 años, quien murió por un disparo de supuestos adeptos al oficialismo en la ciudad occidental de San Cristóbal, informaron a Reuters familiares y testigos.

"No desmayen pese a la despiadada represión que algunos efectivos de la Guardia Nacional y la Policía realizan contra la manifestación pacífica", pidió a sus simpatizantes el diputado opositor, Freddy Guevara.

Hasta el momento, dos jóvenes han fallecido luego de las protestas realizadas en Venezuela en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

"Los colectivos llegaron, como 30 motorizados, y vieron a la chama (chica) que se estaba protegiendo en la plaza sola y le dispararon", dijo a la AFP un testigo en el lugar que no dio su nombre. En lo que prometió como "la madre de todas las marchas", la sexta en abril, la oposición exige elecciones generales y respeto al Parlamento, único de los poderes públicos que controla.

Opositores y seguidores del presidente venezolano Nicolás Maduro medirán este miércoles sus fuerzas en la calle, entre temores de nuevos brotes de violencia y una agudización de la grave crisis política y económica que sufre el país.

Los adversarios de Maduro -y varios gobiernos de América y Europa- aseguran que el Gobierno apresa a la disidencia, viola los derechos humanos y que millones sufren por la escasez de alimentos y medicinas.

A pesar de que el Tribunal Supremo de Justicia revirtió las polémicas sentencias que bloqueaban la labor parlamentaria, el cerco continúa ya que la Asamblea Nacional no ha podido aprobar ni una sola ley desde que la oposición ganó la mayoría de sus curules en el 2015.

Manifestantes con los rostros cubiertos corren durante una de las marchas.

"Estamos enfrentando una arremetida internacional (.) Estados Unidos ha dado la luz verde y el visto bueno para un proceso golpista de escalada para la intervención de Venezuela", reaccionó Maduro.

"Hemos tenido un día de pueblo en la calle, y cuando el pueblo bolivariano está en la calle, hay paz", dijo el mandatario ante una marea vestida de rojo que se congregó en Caracas.

"Estamos convencidos de que el país sabe quienes son los golpistas y contra ellos marchará", subrayó en un comunicado la oposición, al señalar que Maduro insiste en "denunciar guerras imaginarias y conspiraciones inexistentes".

En lo que la oposición calificó como un plan para "intimidar" a la gente, Maduro activó un operativo militar y policial para "derrotar el golpe de Estado", del que acusa a la "derecha apátrida venezolana" y a Estados Unidos.