Megaprotestas en Venezuela: Tirotean a manifestante opositor

Ajustar Comentario Impresión

Horas antes, en Caracas, un joven de 17 años murió tras recibir un impacto de arma de fuego en la cabeza.

Melvin Sojo, quien fue criado como un hermano del joven, dijo a la AP que Moreno regresaba a su casa después de un juego de fútbol cuando presuntamente se vio en medio de una manifestación de partidarios del gobierno y luego fue herido por algunos de ellos, aunque esa afirmación no pudo ser confirmada de inmediato con las autoridades.

Portando banderas venezolanas y camisetas blancas, los opositores se movilizaron por diferentes sectores y la principal autopista de la capital para tratar de confluir en la Defensoría del Pueblo, pero nunca pudieron llegar a la sede del organismo debido a que todos los accesos al centro de la ciudad habían sido bloqueados por los cuerpos de seguridad y las movilizaciones oficialistas.

Más tarde, en la ciudad occidental de San Cristóbal, otra estudiante universitaria, Paola Ramírez, de 23 años, perdió la vida por un disparo de supuestas hordas de motoristas ligadas al oficialismo que abrieron fuego contra ella cuando se retiraba de una protesta, dijeron a Reuters familiares y testigos. Una veintena de estaciones del metro y varios negocios en el este estaban cerrados, constataron periodistas de AFP.

Pero, a pesar de las masivas manifestaciones opositoras y de la presión internacional, Maduro denunció un intento de golpe de Estado en su contra y pidió que no se entrometan en los asuntos de su país.

Un joven de 19 años fue reprimido por la Policía y murió mientras participaba de la marcha contra el gobierno de Nicolás Maduro, en San Bernardino.

La activación del plan militar fue rechazada por organizaciones humanitarias y opositores que señalaron a Maduro de tratar de intimidar a sus adversarios y amenazar a la población con "represión militar" para frenar las manifestaciones que en las últimas tres semanas han dejado, además de los muertos, varias decenas de heridos y 241 detenidos.

El presidente de la República, Nicolás Maduro, aseguró que quiere ir a elecciones para "verle la cara a Julio Borges y Ramos Allup" cuando "la revolución" logre la victoria electoral.

La situación en Venezuela ha generado preocupación entre varios gobiernos, incluido el de Estados Unidos, que exhortaron a Caracas a que garantice la realización de movilizaciones pacíficas y han pedido a los opositores no promover acciones violentas.

Pero en una demostración de fuerza, el gobernante encabezó el lunes un acto militar en el que recibió de la Fuerza Armada, su aliado con enorme poder político y económico, la promesa de "lealtad", al tiempo que anunció la ampliación de las milicias a 500.000 civiles, cada uno con un fusil.