Lucha contra Estado Islámico, prioridad en Siria: Tillerson

Ajustar Comentario Impresión

"La parte rusa suspende el memorando con Estados Unidos sobre la prevención de los incidentes y la seguridad de los vuelos durante las operaciones en Siria llevadas a cabo por la aviación rusa y la estadounidense", declaró la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, Maria Zakharova, en un comunicado.

Esta es la primera vez que Estados Unidos golpea al régimen sirio desde el comienzo de la guerra civil en el país árabe que ya lleva seis años.

Las tropas aliadas del presidente sirio, Bachar al Asad, que incluyen Rusia Irán y Hezbolá, advirtieron a Estados Unidos que responderán con la fuerza si vuelve a atacar a Siria tal y como ocurrió el pasado viernes cuando Donald Trump ordenó bombardear ese país con misiles Tomahawk la base de Shayrat.

En el ataque se destruyeron varios cazas de la aviación siria y edificios de la base, aunque la pista de aterrizaje quedó intacta y según observadores en Siria fue reutilizada tras el bombardeo estadunidense. "A partir de ahora responderemos con fuerza a cualquier agresor o cualquier violación de las líneas rojas de quien quiera que sea, y Estados Unidos conoce nuestra capacidad de responder bien", reza el comunicado, difundido por al-Harbi, según Reuters.

Haley dijo que "eliminar a Al Assad no es la única prioridad, así que lo que estamos tratando de hacer es obviamente derrotar al EI".

En el último día de reuniones en Lucca, Italia, los ministros de Relaciones Exteriores de los países más industrializados del mundo (G7) aseguraron que no habrá ninguna solución para Siria mientras el presidente Bashar al-Assad siga en el poder. En tercer lugar, remover la influencia iraní. Las fuerzas integradas en el mando unificado aseguran que redoblarán el apoyo al ejército sirio como consecuencia del ataque de Estados Unidos.

Washington y Moscú tiene posiciones opuestas en torno al conflicto sirio y que producto de los ataques la situación se ha perfilado más compleja.

Tillerson justificó la agresión de Estados Unidos contra una base aérea siria como una respuesta directa "a la barbarie del régimen de Al Asad", en referencia al ataque con armas químicas orquestado por el régimen de Bashar al-Assad en la ciudad de Khan Sheikhoun y que causó 87 muertos.

En tanto, la embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, estimó ayer que Assad, no podía continuar en el poder, "pensamos que un cambio de régimen es algo que debería producirse", agregó.