Hoy inicia montaje de calderas en Refinería de Tula: Pemex

Ajustar Comentario Impresión

El traslado de la megacaldera costó 52 millones de dólares y recorrió a velocidad mínima distintas carreteras del país. Un primer paquete de cuatro tambres fue trasladado vía terrestre a la Refinería de Tula, donde fueron entregados el domino nueve de abril.

- El director general de Petróleos Mexicanos, José Antonio González Anaya; el director de Pemex Transformación Industrial, Carlos Murrieta Cummins, y el secretario general del Sindicato Petrolero, Carlos Romero Deschamps, supervisaron, ayer, las maniobras de montaje de los tambores de la planta de coquización retardada del proyecto "Aprovechamiento de Residuales de la Refinería Miguel Hidalgo".

La estructura de 560 toneladas de acero, con 43 metros de altura y 9.5 metros de diámetro, fue construida en el puerto de Avilés, España, y por su capacidad de fraccionamiento térmico -ya que se calienta hasta separar moléculas de hidrocarburos- tuvo que ser trasladada en una sola pieza por barco al puerto de Altamira, Tamaulipas.

Para los trabajos de traslado fue necesario remover puentes, cables de alta tensión e incluso construir caminos.

"Dijo que el negocio petrolero es de alianzas, y que "(de) aquí hacia adelante estamos buscando alianzas para completar esto de manera más rápida, en comparación con que si lo tuviéramos que hacer solos".

La instalación del primer tambor tardó ocho horas y se ejecutó con tres grúas; la principal, de marca Liebherr para el montaje, tiene una capacidad de 3,000 toneladas y es una de las tres más grandes del mundo en su tipo.

La colocación de estos tambores de coque forma parte de la reconfiguración total de la Refinería, proyectada para el segundo semestre de 2019.

Con la planta de coquización, que está conformada por seis tambores, dos de los cuales están todavía en camino, Pemex pretende aumentar la producción de gasolina, diésel y turbosina al reaprovechar el denominado residuo de vacío. El objetivo es aumentrar la producción de gasolinas y diésel, así como disminuir el uso de combustóleo.

Con los seis tambores, conocidos también como calderas, la refinería de Tula incrementará su producción en alrededor de 55 mil barriles diarios de gasolina, y 60 mil barriles diarios de diésel, dando un total de 110 mil barriles de crudo procesado diario.

Otras tres calderas ya en el sitio se instalarán cada dos días y las dos restantes, junto con una torre de separación -que llegará en dos partes, porque mide casi el doble de estos equipos- llegarán en junio, para lograr un avance de 66% en esta reconfiguración.