EU reafirma apoyo a Japón ante amenaza nuclear de Corea del Norte

Ajustar Comentario Impresión

La muestra de fuerza es considerada por los expertos como una manera menos extrema que la guerra de presionar al hermético régimen de Kim Jong-un, que anunció el lunes que aumentaría la frecuencia de sus pruebas misilísticas a una por semana.

El vicepresidente estadunidense Mike Pence reafirmó hoy el compromiso de su país de garantizar la seguridad de Japón frente a la amenaza nuclear de Corea del Norte, mientras Tokio instó a resolver la crisis norcoreana de forma diplomática.

El amago estadunidense se produjo en medio de un fallido intento de lanzamiento de misil por parte de Corea del Norte, en ocasión del 107 aniversario del natalicio del fundador y líder norcoreano Kim Ill-sung. Añadió que Beijing desea reanudar las negociaciones multinacionales que quedaron estancadas en el 2009, y dio a entender que los planes estadounidenses de implementar un sistema de defensa antimisiles en Corea del Sur están perjudicando sus relaciones con China.

En la capital surcoreana Pence apeló a los recientes ataques militares sobre Siria y Afganistán y, en este sentido, advirtió a Pyongyang del peligro de poner a prueba la "determinación" del presidente estadounidense Donald Trump.

"El hecho es que sí está de camino a la Península de Corea", aseguró Spicer, quien quitó hierro al hecho de que el pasado 8 de abril el Comando del Pacífico anunciara que el portaaviones abandonó Singapur con rumbo al "Pacífico Occidental", una zona a la que no llegará hasta como muy temprano hasta finales de mes. Las soldados sirven en unidades especiales distintas a las de los hombres y deben prestar servicios al Ejército hasta siete años, según una ley aprobada en 2003.

"Durante décadas, EE.UU. ha mantenido la amenaza de realizar un ataque nuclear preventivo contra Corea del Norte, al mismo tiempo que trataba de causar el colapso del régimen norcoreano a través de sanciones y de provocativos ejecicios militares". En la imagen, desembarcos anfibios realizados en un lugar desconocido de Corea del Norte por las unidades navales.

"Creo que ahora entendemos que esa política es una que no es prudente para Estados Unidos, y por eso han visto que hemos incrementado nuestros pasos, en particular con China", dijo. Pyongyang acusó ayer a EEUU de estar empujando a la península coreana hacia la guerra y avisó de que está preparada para responder a cualquier acción militar estadounidense. Corea del Norte ha advertido una y otra vez que reaccionará a "cualquier tipo de guerra".

Antes de concluir este miércoles su estancia en esta nación, el vicepresidente estadunidense pidió a las empresas japonesas una mayor inversión en Estados Unidos durante una reunión con hombres de negocios en un hotel de Tokio.