Estos son los 3 municipios más inseguros de México

Ajustar Comentario Impresión

La ENSU ofrece indicadores representativos para 52 ciudades de interés del país. Conforman ese grupo Lázaro Cárdenas (Michoacán) con 80.2; Tuxtla Gutiérrez con 79.6 por ciento; Culiacán, 77.8; Morelos, 75.3; Morelia, 75.3; San Luis Potosí, 74.6; Laredo, 74.4; Oaxaca, 71.8 Hermosillo, 70.9, Monterrey 70.2; y Chihuahua, 69.9 por ciento.

La decimoquinta Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) durante marzo de 2017, encontró que 72.9 por ciento de los mayores de 18 años consideró que vivir en su ciudad es inseguro, lo que equivale a un incremento de 3 por ciento del nivel obtenido en el mismo mes pero de 2016, cuando esta percepción fue de 69.9 por ciento. Esto en el ámbito nacional.

El 93.6 por ciento de las personas de 18 años o más consideran que vivir en ese municipio mexiquense es inseguro.

Las ciudades cuya percepción de inseguridad fue menor son Puerto Vallarta, Jalisco (29.7%); Mérida, Yucatán (33.1%); Durango (36.1%); Saltillo (43.9) y Piedras Negras (48.7), Coahuila; y Aguascalientes (49.9%).

En la escala descendente de los lugares en donde los mexicanos tienen más temores por su seguridad, la encuesta revela que éstos son los cajeros automáticos que están en la vía pública, el transporte público, los bancos, las calles que habitualmente usan, los mercados, las carreteras, los parques y centros recreativos, los centros comerciales, sus automóviles, el trabajo, las escuelas y finalmente en sus casas.

Asimismo, entre los resultados de la encuesta correspondientes a marzo de 2017, los porcentajes de la población de 18 años y más calificó el desempeño de diversas corporaciones policiales como "muy o algo efectivo" en sus labores para prevenir y combatir la delincuencia.

Además, 51,9 % cambió rutinas en cuanto a "caminar por los alrededores de su vivienda, pasadas las ocho de la noche".

La ENSU se lleva a cabo en la primera quincena de los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre de cada año.

También el 62.7 por ciento de la población residente en las ciudades objeto de estudio, manifestó que durante el primer trimestre de 2017 modificó sus hábitos respecto a "llevar cosas de valor como joyas, dinero o tarjetas de crédito" por temor a sufrir algún delito; mientras que el 54.5 por ciento reconoció haber cambiado hábitos respecto a "permitir que sus hijos menores salgan de su vivienda".

En el mismo periodo, 36.8 por ciento de la población mayor de 18 años consideró que en los próximos 12 meses la situación de la delincuencia en su ciudad seguirá igual de mal, lo que representa un aumento de 2.2 puntos porcentuales respecto al mismo trimestre de 2016.