El semblante de Duarte en su audiencia de extradición

Ajustar Comentario Impresión

El ex mandatario veracruzano fue detenido el sábado en Guatemala, en el municipio de Panajachel del departamento de Sololá, a unos 150 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca.

La justicia mexicana lo acusa de los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Asimismo, indicó que al momento de ser aprehendido Javier Duarte no se identificó con su nombre si no con otro, pero no logró engañar a la Policía Guatemalteca.

El exgobernador escuchó los cargos y confirmó la presencia de dos abogados de su confianza llamados Oscar Giovany Bazán y Almarilis Nava y de quienes el gobierno de Guatemala recibió la solicitud correspondiente.

Al responder a las preguntas de los fiscales, Duarte dijo que tenía seis meses de estar en Guatemala.

Carlos Raúl Morales, canciller de Guatemala, ofreció ayer la colaboración de su gobierno para agilizar la extradición del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, capturado en su país, mientras evalúa aplicar la Ley de Extinción de Dominio en favor de México.

De inmediato se le dio lectura a la investigación sobre sus posesiones y la manera en que fueron adquiridas, así como a las personas que tuvieron relación para que pudiera adquirir las mismas desde el año 2010.

La fiscalía de Guatemala le notificó al exgobernador la acusación en su contra.

El fiscal señaló que Duarte compró al menos 9 terrenos por unos 20 millones de pesos (casi un millón de dólares) a través de un testaferro con fondos supuestamente ilícitos.

Yunes Linares dijo que todas las ocasiones que López Obrador visitó Veracruz para apoyar al candidato de su partido decía que Javier Duarte era un chivo expiatorio y después de la detención del ex gobernador afirmó que era una maniobra electoral.

El Tribunal determinó la formal prisión al exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, y anunció que permanecerá recluido en una prisión militar de Matamoros, Guatemala.

Autoridades judiciales dijeron que todavía no hay fecha para una nueva audiencia, pues ello dependerá de cuándo llegue la solicitud formal de extradición.

Si Duarte no se allana, el Tribunal notificará por la vía diplomática a México que tiene un plazo de 60 días -establecido en el Tratado de Extradición- para que envíe su solicitud formal de extradición y las pruebas que la fundamenten.