EEUU: Portaaviones nuclear llegará la próxima semana a península coreana

Ajustar Comentario Impresión

Tokio, 18 Abr (Notimex).

Al panorama de máxima tensión se une la posibilidad de que Corea del Norte decida realizar en los próximos días una prueba atómica, según unas fotografías que apuntan a que está todo preparado en su base nuclear para ejecutar una.

Desde la cubierta de un enorme portaaviones, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, advirtió el miércoles a Corea del Norte que no ponga a prueba la determinación del ejército estadounidense, prometiendo que se ofrecerá una respuesta "abrumadora y eficaz" al uso de cualquier arma convencional o nuclear.

El vicepresidente estadunidense reiteró que tras años en los que Corea del Norte probó a Washington y a sus vecinos en el este de Asia con sus ambiciones nucleares, "la era de la paciencia estratégica se acabó".

A bordo del USS Ronald Reagan, Pence, vestido con una chaqueta verde militar, dijo que el gobierno del presidente Donald Trump continuará "trabajando con diligencia" con aliados como Japón, China y otras potencias globales para aplicar presión económica y diplomática sobre Pyongyang.

Durante su encuentro, Pence y Abe acordaron buscar una mayor participación de China en la contención de los programas nuclear y de misiles de Pyongyang.

"El diálogo es necesario, pero también es necesario ejercer presión", dijo en rueda de prensa Pence, quien también destacó que la paz "llega a través de la fuerza".

El anuncio de la armada se produjo en medio de crecientes tensiones alrededor de la península de Corea, mientras los medios estadounidenses especulaban sobre un ataque preventivo de Estados Unidos contra Corea del Norte.

Por su parte, el primer ministro japonés expresó su apoyo a la postura estadunidense de mantener "todas las opciones abiertas" ante los desafíos armamentísticos de Pyongyang.

Al condenar las acciones estadounidenses en Siria y las maniobras en la zona de Corea, Kim In Ryong, embajador norcoreano ante la ONU, dijo durante que se "ha creado una situación peligrosa en la que podría estallar una guerra termonuclear en cualquier momento en la Península y supone una grave amenaza para la paz y seguridad mundial".

Una narradora exclamó alegremente sobre el espeluznante material que los Estados Unidos perecerán si alguna vez pensó que un ataque al estado comunista daría lugar a la victoria.