Corea del Norte muestra cómo sería un bombardeo a EU

Ajustar Comentario Impresión

"Corea del Norte es la amenaza más peligrosa y urgente para la paz y seguridad de la región de Asia y el Pacífico, pero vamos a derrotar cualquier ataque y enfrentar cualquier uso de armas convencionales o nucleares", dijo Pence desde la cubierta del portaviones USS Ronald Reagan, en las costas japonesas.

Tanto Pence como Abe hicieron un nuevo llamamiento a China para que se involucre más en resolver el enquistado problema norcoreano, el mismo día en que el canciller chino, Wang Yi, recalcó también el "compromiso" de Beijing con la resolución del conflicto y con el uso de "medios pacíficos y diplomáticos". En ese contexto, el viceministro norcoreano de Relaciones Exteriores, Han Song-Ryol, sugirió que Corea del Norte contaba con acelerar el ritmo de sus disparos balísticos.

"En el futuro, podría haber una decisión entre nuestros países a partir de lo que hemos aprendido de este diálogo y comenzar negociaciones formales para un acuerdo de libre comercio", declaró Pence en una rueda de prensa junto al ministro de Finanzas japonés Taro Aso. Corea del Norte podría anticiparse a la posibilidad de un ataque estadounidense al golpear a Corea del Sur o a Japón, por lo que Tokio y Seúl miran con preocupación la subida de tono del discurso de la administración de Donald Trump, cada vez más belicoso.

Pence, que visitó recientemente Corea del Sur, también afirmó que "todas las opciones están sobre la mesa".

"Estas dos últimas semanas, el mundo ha sido testigo de la fuerza y determinación de nuestro nuevo presidente durante operaciones llevadas a cabo en Siria y Afganistán", dijo Pence en referencia al bombardeo estadounidense contra una base aérea del régimen sirio y al lanzamiento de una superbomba contra yihadistas en Afganistán.

El grupo de ataque que encabeza el portaaviones Carl Vinson, que Washington dijo hace diez días que se dirigía hacia Corea del Norte, se encontraba este fin de semana aún en las proximidades de Océano Índico, a unos 5.000 kilómetros de distancia de la península de Corea, según una foto publicada por la Armada estadounidense. Japón teme que una acción militar de Estados Unidos pueda desencadenar una crisis regional más amplia.