Advierte a Corea del Norte: "No pongan a prueba nuestras fuerzas militares"

Ajustar Comentario Impresión

PANMUNJOM, Corea del Sur (AP) - El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, viajó el lunes a la tensa franja que separa a Corea del Norte y Corea del Sur y, a pocos metros de sus rivales, advirtió a Pyongyang en contra de probar a Washington y Seúl con sus ambiciones nucleares.

Hablando desde Afganistán, el responsable insistió en las coincidencias entre Washington y Pekín, luego de que el mismo presidente estadounidense, Donald Trump, subrayara este fin de semana en Twitter la importancia de la cooperación con China en el problema con Corea del Norte.

Pence se encuentra en la primera escala de una gira por cuatro países de Asia que busca mostrar a los aliados de Estados Unidos, y recordar a sus adversarios, que el Gobierno del presidente Donald Trump no dará la espalda a la región cada vez más volátil.

"El presidente (Trump) ha dejado claro que no aceptará que Estados Unidos y sus aliados y socios en la región estén bajo la amenaza de este régimen hostil con armas nucleares", agregó.

Poco antes de la llegada el domingo de Pence a Corea del Sur, Corea del Norte había realizado una nueva prueba de un misil balístico.

"Necesitamos ver indicaciones tangibles de que Corea del Norte se toma en serio y quiere tener conversaciones, y eso no pasa por provocaciones como los ensayos de misiles", indicó Thornton en una llamada con la prensa.

"En las últimas dos semanas el mundo contempló la fuerza y la determinación de nuestro nuevo presidente con las acciones emprendidas en Siria y Afganistán".

"Vamos a vencer a cualquier ataque y enfrentaremos cualquier uso de armas convencionales o nucleares con una respuesta abrumadora y eficaz", dijo Pence, añadiendo que cuando se trata de Corea del Norte "todas las opciones están sobre la mesa".

En una visita a la frontera que divide a la Península Coreana previamente en el día, Pence, cuyo padre peleó en la guerra de Corea de 1950 a 1953, dijo que Estados Unidos mantendría su "alianza de hierro" con Corea del Sur.

Pence se reunirá este lunes con el presidente surcoreano en funciones, Hwang Kyo-ahn, y se espera que analicen maneras de presionar a Pyongyang para que abandone su programa nuclear y de misiles a través de una mayor presión diplomática y también de sanciones aún más duras.

"Todas las opciones están sobre la mesa para alcanzar los objetivos y asegurar la estabilidad de la gente de este país", dijo a la prensa, mientras una música de propaganda se escuchaba desde el lado norcoreano.

Además de visitar las instalaciones militares próximas a la Zona de Desmilitarización, el vicepresidente estadunidense se reunió con soldados norteamericanos desplazados en la zona.

Kim il Sung gobernó Corea del Norte de 1948 a 1994 transfiriendo el poder a su hijo Kim Jong il quien lo ostentó hasta el 2011.

"Por ello confío en que no habrá acciones unilaterales (de EEUU) como las que vimos recientemente en Siria", expresó.

Pero el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Lu Kang, quiso descartar cualquier implicación del gobierno en esta decisión y afirmó que ésta se basaba únicamente en razones de mercado.

El senador y ex candidato presidencial, John McCain, urgió a China a contener 'el comportamiento aberrante' de Corea del Norte, país al que calificó de 'mayor amenaza inminente' para Washington.