Trump no planea retirar su acusación de espionaje contra Obama ni disculparse

Ajustar Comentario Impresión

Los dos principales responsables de la comisión de inteligencia de la cámara baja declararon el domingo que los documentos enviados la semana pasada por el Departamento de Estado y por el FBI no contenían evidencia alguna de que la administración del presidente Barack Obama haya intervenido los teléfonos en la Torre Trump en Manhattan, pero el demócrata de máximo rango dijo que los documentos sí parecen indicar que ciudadanos estadounidenses conspiraron con los rusos para interferir en las elecciones presidenciales. "¡Esto es McCarthyismo!", dijo entonces Trump al aludir a la "caza de brujas" liderada por ese senador ultraderechista durante los años cincuenta.

Comey compareció ante los congresistas junto al director de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), Mike Rogers.

"Eso seguro que complica las cosas, pero creo que tenemos que seguir", dijo Rogers durante su comparecencia en una audiencia abierta ante el Comité de Inteligencia del Congreso, días después de que Trump bromease con Merkel y dijese que ambos mandatarios tenían algo en común: haber sido objeto del espionaje del Gobierno de Barack Obama. Las conexiones con el Kremlin ha causado tal escándalo que Michael Flynn, ex asesor de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump, renunció tras conocerse que se había reunido con Sergey Kislyak, embajador de Rusia en Estados Unidos.

El director de la NSA también refutó las alegaciones del gobierno de Trump según las cuales el supuesto espionaje ordenado por Obama en contra de Trump se realizó a través de la agencia de inteligencia británica GCHQ.

"No tengo confirmación de que apoye esos tuits, y hemos mirado cuidadosamente dentro del FBI", dijo Comey al ser interrogado al respecto por el miembro del comisión de inteligencia de la Cámara de Representantes, el demócrata Adam Schiff.

El magnate republcan acusó en otro mensaje que "los demócratas se inventaron y empujaron la historia rusa como una excusa para dirigir una campaña terrible". Habitualmente, el FBI no discute ni siquiera confirma la existencia de investigaciones en curso.

"Eso incluye investigar la naturaleza de los lazos entre individuos asociados con la campaña de Trump y el gobierno ruso y si hubo alguna coordinación entre la campaña y los esfuerzos de Rusia", anotó.

De hecho, pese a que en la audiencia se reiterara en varias ocasiones la ausencia de pruebas que demuestren las acusaciones de Trump sobre Obama, el portavoz reiteró en que el presidente no se retractará de sus afirmaciones y tampoco pedirá disculpas.