Estados Unidos vive un "día sin inmigrantes"

Ajustar Comentario Impresión

Como en muchas otras ciudades del país, los participantes de la jornada se negaron a comprar o a tomar el transporte público, para por un día no ser parte de la economía estadounidense y demostrar su importancia.

"En solidaridad con los muchos inmigrantes en nuestra plantilla que se han mostrado deseosos de participar en el Día sin Inmigrantes, ThinkFoodGroup cerrará la mayoría de sus restaurantes en la zona de Washington", explicó la empresa de José Andrés en un comunicado.

El día de ayer se informó que las autoridades migratorias de Estados Unidos detuvieron a un joven mexicano para deportarlo pese a que está protegido por un decreto que impide su expulsión del país, el DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals en inglés) impulsado por el ex presidente Barack Obama para conceder un alivio migartorio a los migrantes que llegaron a EU siendo jóvenes.

Trump lo demandó por daños y perjuicios y exige 10 millones de dólares en un caso disputado en los tribunales.

La protesta inició como se había advertido en ciudades como Filadelfia, Washington, Boston y Austin.

"Creo que es sensacional, especialmente que esté ocurriendo aquí, en (Washington) DC, donde afecta directamente a la gente de Trump", dijo Amara Shaker-Brown, de 27 años, cuyos abuelos nacieron en Italia, Líbano e Irlanda.

Este jueves se espera un gran movimiento en Estados Unidos que podría estremecer al país.

Algunos fueron deportados sumariamente después de que Trump prometiera en la campaña electoral que expulsaría a los inmigrantes ilegales.

Eso frente a las promesas de Trump de reprimir la migración ilegal y su decreto, suspendido por cortes federales, en el que se prohibía temporalmente que siete países musulmanes viajaran a Estados Unidos.

Pero la falta de anticipación y el espíritu descentralizado de la protesta conspiraron contra una demostración más rotunda sobre el efecto que tendrían esas deportaciones en las opciones culinarias de los estadounidenses.

Según datos del censo oficial, cerca de 26.3 millones de inmigrantes integran la fuerza laboral del país: más de 16.7% de la población trabajadora.

El dueño de la cadena 'Busboys and Poets' que cuenta con seis restaurantes en Washington, el iraquí Andy Shallal, escribió en Twitter que mostraría su apoyo a sus hermanos inmigrantes.

"No me enteré a tiempo, supe solo hasta hoy y ya no tenía como decirle al patrón que no venía", dijo a la AFP el guatemalteco Carlos López, quien recoge platos en un restaurante en Hollywood.

Sin embargo, en Nueva York no solo los restaurantes de mexicanos no abrieron, varios locales se han unido a la protesta.

Igualmente cerrados permanecieron los elegantes Frankies 457 Spuntino y Prime Meats, en Nueva York.