Viuda e hijos de Fidel Castro aparecen en funeral

Ajustar Comentario Impresión

""Yo soy Fidel", "Todos somos Fidel" y "!Vida Fidel!", gritaban cientos de miles de cubanos, que se apostaron a ambos lados de las calles por donde pasan los vehículos, para despedir al hombre que los gobernó por casi medio siglo, y que murió el viernes a los 90 años.

Mientras, las cenizas de Castro estuvieron depositadas en el cercano Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), en una sala a la que solo accedieron los más allegados al ex mandatario y también los miembros de la cúpula política de la isla.

En una breve ceremonia militar, los soldados colocaron la urna en el remolque decorado con flores blancas para iniciar su viaje a Santiago.

El cortejo que lleva la urna de madera de cedro con los restos de Fidel recorre el trayecto inverso de la "Caravana de la Libertad" en la que los barbudos del Ejército Rebelde fueron desde Santiago de Cuba a La Habana en enero de 1959 tras derrotar al ejército de Fulgencio Batista.

No viajó solo. Partió con una caravana de vehículos, encabezada por un furgón en el que viajan el ministro de las Fuerzas Armadas, el general Leopoldo Cintra Frías, y los viceministros Ramón Espinosa y Joaquín Quinta Solá, que custodian un segundo auto que porta las cenizas de Fidel.

"Cuba es fidelista y siempre lo será", comentó una señora que atiende una institución para niños en el céntrico barrio Cayo Hueso de La Habana, luego del paso del cortejo, que recorrerá el país hasta Santiago de Cuba durante cuatro días.

Ese monumento lo mandó construir el propio Fidel Castro en 1997 para albergar los restos mortales de su amigo argentino, hallados por una expedición de espeleólogos que él mismo envió a Bolivia cuando se cumplieron 30 años de la muerte del guerrillero de Rosario.

En el cementerio de Santa Ifigenia, donde también se encuentra la tumba del héroe nacional cubano y prócer independentista José Martí, reposará para siempre Fidel.

Camila, una de sus estudiantes, de 14 años, se declaró orgullosa de estar presente desde las 8.30 de la mañana frente al edificio del Gobierno municipal para ver pasar los restos del líder cubano.

El presidente cubano, Raúl Castro, hermano menor de Fidel, al resumir el acto señaló su gratitud por las emocionantes palabras expresadas y las extraordinarias e innumerables muestras de afecto y respeto recibidas de todo el planeta.

"Si la muerte de Fidel resulta en un ritmo un poco más acelerado de reformas en Cuba, el acercamiento con Estados Unidos puede ser animado".